Los beneficios de las uvas para los niños y las embarazadas

Las grandes propiedades de las uvas para toda la familia

Estefanía Esteban

La uva es una fruta maravillosa, con fantásticos beneficios para niños, embarazadas y mayores. Sin embargo, en el caso de los niños más pequeños, hay que tener precaución, ya que es una fruta que conlleva un alto riesgo de atragantamiento

Con un poco de cuidado con los más pequeños, y en diferentes y atractivos platos (y por supuesto, también entera), lo cierto es que la uva nos proporciona grandes ventajas. Te explicamos cuáles son los principales beneficios de las uvas para niños y embarazadas. 

Los 9 beneficios de las uvas para niños y embarazadas

Los beneficios de las uvas para los niños y las embarazadas

Descubre las maravillosas propiedades de las uvas, una fruta de final de verano y principio de otoño de la que pueden beneficiarse toda la familia: 

1. Antioxidantes. De entre todas las propiedades de la uva, sin duda, la que más sobresale es su gran aporte en antioxidantes, necesarios en la renovación celular. Los antioxidantes combaten los radicales libres, sustancias que pueden dañar el ADN. Por eso es tan necesario para las embarazadas y por supuesto, también para los niños. 

2. Gran aporte de energía. Sí, las uvas aportan una gran cantidad de hidratos de carbono. Por eso son tan buenas para niños con bajo peso, pero no creas que el aporte glucémico es demasiado alto: a pesar de las 'malas lenguas', las uvas no engordan tanto. 

3. Mucha fibra. Uno de los principales problemas durante el embarazo es el estreñimiento. Las uvas contribuyen a asegurar un buen aporte de fibra, algo que también vendrá muy bien a los niños.

4. Vitamina C. Si pensabas que la vitamina C solo es cosa de los cítricos, estás en un error. Muchas frutas y verduras aportan interesantes cantidades de vitamina C. Entre ellas, las uvas. Y ya sabes que la vitamina C adquiere un papel muy importante en la formación de tejidos, tendones, ligamentos... Es esencial durante el embarazo, y también para los niños, por su importante papel para ayudar en la absorción de hierro, lo que ayuda a prevenir la anemia.

5. Betacarotenos. Aunque las uvas no sean anaranjadas, también aportan betacarotenos, un precursor de la vitamina A, tan buena para la piel y los ojos. Los betacarotenos estimulan el sistema inmune ayudando a las defensas (glóbulos blancos) a prepararse contra los posibles 'intrusos'. 

6. Entre los minerales que aportan, están el potasio, el cobre y el hierro. En menor medida, también pequeñas cantidades de calcio, fósforo y magnesio.

7. Agua. La uva contribuye a la hidratación del cuerpo, ya que el 80% de su composición es agua. De ahí su capacidad depurativa. Es excelente por tanto para asegurarnos de que los niños (a los que les cuesta tanto beber agua), estén hidratados. 

8. Mejora el estado de ánimo. Su aporte energético contribuye a mejorar el estado de ánimo y luchar contra el cansancio. Ideal para niños en edad escolar y para las embarazadas en su último tramo de gestación (que es cuando aparece en mayor medida el cansancio físico).

9. Buenas contra la retención de líquidos. Su acción drenante y beneficiosa para los riñones, la convierten en una fruta ideal para embarazadas que sufren de retención de líquidos.