Pros y contras para los niños de comer en casa o comer en el colegio

Algunas padres optar por dejar al niño a comer en casa de los abuelos

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Uno de los dilemas que se añaden a la lista de los padres cuando sus hijos comienzan la etapa escolar es qué hacer con el niño a la hora de la comida: ¿comer en casa o comer en el colegio?

Mientras que algunos no tienen otra opción y su horario de trabajo o la distancia entre el colegio y la casa les impiden recoger al niño para llevarle a casa a comer, otros barajan opciones diversas, como reducir sus jornadas para comer con sus hijos o que sean los abuelos los que se encarguen de la comida del niño, antes de decantarse por el comedor escolar. ¿Cuál es mejor de las dos? ¡Cada una tiene su parte buena y su parte no tan buena! 

Qué es mejor para el niño: comer en casa o comer en el colegio 

comer en casa o en el comedor escolar

No se puede decir que comer en casa sea mejor que comer en el colegio, porque cada una de estas posibilidades tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Para ayudarte a tomar una decisión -si es que aún no lo has hecho o las circunstancias no te han empujado a ello- hemos hecho una lista con pros y contras de cada una: 

Lo mejor y peor de que el niño coma en casa
Nadie mejor que los padres conocen a sus pequeños, así que comer con ellos es una gran ventaja. Además, si el niño es pequeño, puede también echarse una siesta después de comer, lo cual puede ayudar a sobrellevar el comienzo del curso.

La principal desventaja es que, si la comida se hace solo para dos personas, pueden relajarse los hábitos e inclinarse por platos menos saludables, así que hay que ser constantes en la dieta y mantener el equilibrio.

Lo mejor y peor de que le niño se quede en el comedor escolar
La principal ventaja del comedor escolar es que el menú está planificado con antelación, ya sea semanal o mensualmente, haciendo más fácil planificar los menús que ofrecer a la hora de la cena. Además, son menús, elaborados por expertos nutricionistas, son sanos y equilibrados, y tratan de adaptarse a las necesidades nutricionales de todos los escolares.

Sin embargo, el amplio rango de edades que conviven en un mismo colegio puede hacer que, si se tiene en cuenta el último curso, los platos sean demasiado consistentes para un niño que acaba de empezar la educación infantil.

Antes de optar por el comedor escolar, es posible visitar las instalaciones y solicitar al colegio un muestrario del menú que los niños comen, y, en ocasiones, incluso se puede hacer una cata del mismo, para observar la calidad de los ingredientes y las cantidades que se ofrecen al escolar. 

Comer en casa de los abuelos, una opción que gana fuerza

Cada vez más familias optan por la opción de los abuelos, algo que resulta muy beneficioso para el niño, ya que sus cuidados se mantienen dentro del ambiente familiar y el pequeño se va a sentir cómodo y relajado.

Adicionalmente, estudios dietéticos han demostrado que la generación de nuestros mayores han mantenido las premisas de la dieta mediterránea y comen platos muy saludables, incluyendo muchas verduras y legumbres y cocinando platos de gran tradición.

Sin embargo, no podemos olvidar que los niños pueden ser una sobrecarga para una persona mayor, a veces incapaces de seguir su ajetreado ritmo, pudiendo ser una desventaja para el niño.

Esperemos haber puesto un poco de luz y que todos nuestros argumentos (positivos y negativos) te hayan ayudado en tu decisión.