Qué deben comer los niños con gastroenteritis o diarrea

Una dieta adecuada es clave para que los niños superen la diarrea

Carlota Reviriego
Carlota Reviriego Nutricionista

Las gastroenteritis o diarreas son tremendamente incómodas y desagradables y, aunque no suelen revestir gravedad y suelen superarse generalmente en alrededor de una semana sin necesidad de medicación, la alimentación es clave para la recuperación. ¿Qué deben comer los niños con gastroenteritis o diarrea? 

La alimentación de niños con gastroenteritis 

qué deben comer los niños con gastroenteritis o diarrea

La gastroenteritis es, lamentablemente, una de las enfermedades más comunes en los niños. Pueden causarla tanto virus como bacterias, que el niño puede contraer del ambiente o del consumo de alimentos en mal estado –toxiinfecciones alimentarias.

Dada la perdida de líquidos y electrolitos que se produce con los vómitos, y sobre todo con la diarrea, síntomas habituales de las gastroenteritis, la deshidratación es la mayor preocupación de los padres cuando sus hijos sufren esta enfermedad.

Además, y dado que el tracto gastrointestinal es el órgano más afectado, la gastroenteritis se acompaña de una pérdida de apetito y un rechazo a las comidas que suele alarmar bastante a los padres.

8 consejos de alimentación para niños con gastroenteritis o diarrea

Desgraciadamente, no existe una dieta milagrosa que ayude al niño a superar la gastroenteritis, ni siquiera para acelerar su recuperación, por lo que básicamente, debemos confiar en su cuerpo y en su apetito, y esperar a que este reaparezca. Aún así, te damos unos consejos para que el niño vaya mejorando y asimilando poco a poco la comida: 

1. Es vital no descuidar la ingesta de agua, único requerimiento durante el proceso infeccioso. Si el niño se niega a tomar agua –sorbitos pequeños pero frecuentes-, podemos ofrecer otras bebidas. En este momento lo importante es mantener al niño hidratado.

2. Es importante que el niño tenga a su alcance algo que comer, o que se lo ofrezcamos con frecuencia. Si está falto de apetito, es poco probable que salga de él pedirlo, y si no lo tiene a mano, podemos perder una valiosa oportunidad de que coma algo, por poco que sea.

3. Los yogures son ideales para ayudar a recuperar de la microflora intestinal, dañada por el proceso infeccioso, y tremendamente importante para que el sistema inmune funcione a la perfección.

4. La leche no se recomienda en las gastroenteritis, por su contenido en lactosa, ya que es especialmente atractiva para los microorganismos causantes de las infecciones. Sin embargo, el yogur –o el queso-, no contienen lactosa, aumentando su atractivo en este momento.

5. Deben evitarse cualquier alimento rico en grasas o cualquier método de cocinado que suponga un aporte de grasa extra, como puede ser la fritura.

6. Tampoco comer alimentos o bebidas muy dulces o saladas, y aquellos que se caracterizan por su poder laxante, como las ciruelas.

7. Es conveniente ofrecer alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como el pan, la pasta o el arroz, preferiblemente sin muchas salsas añadidas. Estos alimentos son fáciles de digerir y proporcionan energía al organismo fácilmente utilizable por todos los órganos.

8. No deben evitarse ni la carne ni el pescado ni los huevos. Si el niño los demanda, suele ser porque su cuerpo está preparado para comerlos.

Los alimentos más recomendados para ofrecer al niño, tanto durante la gastroenteritis como al recuperarse, son aquellos que más le gustan, ya que le resultarán más apetecibles. Sin embargo, debe siempre respetarse su ritmo, sin preocuparse en exceso si no come durante unos días. ¡Es completamente normal debido al proceso infeccioso!