6 razones para que los niños tomen fruta a diario

Por qué no temer a la fruta aunque contenga azúcares

Al hilo de las recomendaciones de limitar el consumo de azúcar en la infancia, y viendo como muchas recomendaciones sugieren que la fruta también debe evitarse, vamos a enumerar los beneficios que esta tiene y cuáles son las opciones a elegir de manera habitual, y cuáles son mejor consumir solo en pequeñas cantidades.

6 beneficios de la fruta en la dieta de los niños

Por qué comer fruta a diario

1- La fruta contiene vitaminas, especialmente hidrosolubles ya que su contenido en grasa, salvo algunas frutas como el coco o el aguacate, es mínimo. Pueden hacerse dos grandes grupos, las frutas ricas en vitamina C, como los cítricos, las fresas o el kiwi, y las ricas en vitamina A, como el melocotón o el albaricoque. Contiene también minerales, principalmente calcio y potasio, y magnesio o hierro, importantes para el crecimiento. El plátano es especialmente rico en potasio y magnesio, que además de para los huesos, es primordial para el funcionamiento de los músculos, para que se desarrollen y funcionen con normalidad.

2- La fruta contiene también fibra, aunque gran cantidad de ella se localiza en la piel. La piel de frutas puede, sin embargo, tener restos de productos químicos que se hayan usado durante su cultivo, fertilizantes, fungicidas o pesticidas, por lo que conviene evitarla.

3- Los azúcares que contienen las frutas son azúcares pequeños, principalmente fructosa, aunque también sacarosa y glucosa, de fácil y rápida absorción, pero que proporcionan energía de manera inmediata, por lo que son muy útiles para recuperarse tras el ejercicio físico, como un partido de fútbol o una clase de ballet. El contenido en azúcar de la fruta varía aproximadamente entre un 5% que pueden tener las frutas ricas en agua, como la sandía, el melón o las fresas, a un 20% que puede encontrarse en el plátano, con un menor contenido de agua. 

4- La grasa que contienen las frutas en general es grasa saludable, aunque mínima. El aguacate, sin embargo, contiene algo más del 15% de grasa, monoinsaturada en forma de ácido oleico, pero el coco, cuyo porcentaje en grasa supera ampliamente el 50%, contiene principalmente grasa saturada en forma de ácido palmítico.

5- En la mayoría de las ocasiones, las frutas tienen un contenido de agua muy elevado, llegando al 90% que puede contener la sandía, por ejemplo, lo que hace de ellas una manera ideal de hidratar a nuestros hijos sobre todo cuando más calor hace, en verano y en la piscina.

6- Dependiendo del color de la fruta, sus fitonutrientes tendrán diferentes propiedades, pero todas ellas beneficiosas para la salud, y para nuestros pequeños. 

La fruta no solo es azúcar, es mucho más, y es mejor juzgarla como tal, como un todo, ya que contiene infinidad de propiedades beneficiosas que cambian la perspectiva general, evidenciando su beneficio frente a su contenido de azúcar.

Conviene limitar el consumo de aquellas con un contenido elevado de azúcar, como el plátano, los higos o las uvas, y el coco, por su contenido en grasa saturada. Por lo demás, las frutas no solo pueden formar parte de la alimentación de nuestros hijos, sino que deben formar parte de ella.