Mindful eating: 8 pasos para que los niños aprendan a comer conscientemente

Pautas para introducir el mindful eating o alimentación consciente en los niños

El término mindful eating está en boca de todos en la actualidad, y viene a ser sinónimo del hábito de comer conscientemente de lo que se come, respetando básicamente las necesidades del cuerpo y evitando atracones. Suena complicado, pero no lo es tanto, podemos explicar y hacer partícipes del método a nuestros hijos con unos consejos muy sencillos. Estos son 8 pasos de mindful eating para que los niños aprendan a comer conscientemente.

Pautas de mindful eating para que los niños aprendan a comer conscientemente 

 Pautas de mindful eating para niños

1- Para empezar, antes de comer, nos plantearemos todos juntos una pregunta, ¿tenemos hambre? Con las diferentes respuestas, podremos establecer unos horarios que se adapten a todos los miembros de la unidad familiar. Detectar el hambre a tiempo es clave. Los niños habrán de aprenderlo y no esperar a estar ‘muertos de hambre’. Puede resultar útil ofrecer alimentos con regularidad, al menos al principio, hasta ser capaces de establecer unos horarios y rutinas.

2- Una vez el niño es capaz de reconocer si realmente tiene hambre, debe aprender a escuchar a su estómago. Prestando atención a señales de hambre y saciedad, observándolas antes, durante y después de comer, podrán aprender cuándo y cuánto comer en cada comida.

3- Otro de los pasos de mindful eating para que los niños aprendan a comer conscientemente pasa por poner la mesa, los niños pueden participar, y así nos ponemos en antecedentes, vamos a comer.

4- El momento de la comida hay que respetarlo, hay que comer sentados a la mesa. Los adultos puede que comamos en el trabajo, y los niños en el colegio, pero para las cenas, y para los fines de semana, debemos utilizar la mesa de comedor e identificarla como nuestro lugar de comida. Además, hay que comer sin hacer otras actividades, no se ponen juguetes en la mesa, ni móviles y sobre todo no se enciende la televisión, vamos a utilizar todos nuestros sentidos para comer.

5- Antes de empezar a comer vamos a establecer una rutina de relajación, respiramos y soltamos el aire un par de veces para olvidar lo que hacíamos antes y centrarnos en lo que vamos a hacer ahora, comer.

6- Cuando el plato se coloca en la mesa, incitamos al niño a observar lo que hay en él, ¿qué contiene? ¿qué colores podemos ver? ¿a qué sabe? ¿qué sabores podemos detectar? ¿hay diferentes texturas? ¿qué sabores y texturas nos gustan más y cuáles menos? Así, los niños serán conscientes de las sensaciones que experimentan a través de los diferentes colores, texturas y sabores de cada plato.

7- Como no todos recibimos la señal de saciedad a la vez, debemos respetar los tiempos de nuestros hijos. Hay que darles tiempo para experimentar sensaciones y para decidir cuándo han terminado, no debemos comer deprisa sino conscientes y masticando bien. No suelen ser necesarios más de 20-30 minutos, incluso algunos niños tendrán suficiente con menos.

8- Al terminar de comer, nos levantamos y recogemos la mesa, ya estamos saciados así que, hasta la próxima comida –cuando volvamos a sentir hambre-, hemos terminado. Evitamos de este modo el seguir comiendo o picoteando sin necesidad. 

Con estos consejos, ya puedes poner en práctica en tu casa el mindful eating o enseñar a tus hijos a comer conscientemente.