7 beneficios de mecer al bebé

Qué aporta al bebé mecerlo entre nuestros brazos

Alba Caraballo

No hay nada más reconfortante que tomar a nuestro hijo en brazos y mecerlo. Y los beneficios no son sólo para nosotros. Los bebés también también se ven recompensados con este cariñoso gesto.

‘Se va a acostumbrar a los brazos’ o ‘le vais a hacer muy dependiente’ son algunas de las expresiones que algunos padres y madres solemos escuchar cuando cogemos a nuestros bebés y los mecemos para calmarlos. Nada más lejos de la realidad. Mecer al bebé tiene grandes beneficios.

Por qué es bueno mecer al bebé

La importancia de mecer al bebé

Según demuestran algunas investigaciones mecer al bebé es una manera de beneficiar a nuestro hijo en varios aspectos. Si bien los expertos recomiendan no hacerlo hasta que el bebé se quede dormido, sino que antes de que caiga rendido por el sueño tenemos que dejarle en su cuna para que aprenda a dormir solo. 

1- Meciendo a nuestro hijo le transmitimos seguridad. La sensación es bien reconocida por nuestro bebé ya que mientras crecía en el interior del vientre materno, sentía ese balanceo cuando la madre caminaba o se movía. Al reconocer esa percepción se siente seguro y protegido y esto provoca que se calme y tranquilice. Más aún si le cogemos de tal forma que su cabeza quede cerca de nuestro corazón y le permita escuchar y sentir nuestros latidos, otra sensación también muy familiar para el bebé, que le recuerda a su vida en el útero materno.

2- También ayudamos a nuestro bebé con este movimiento a desarrollar su sentido del ritmo y del balanceo.

3- Mecer al bebé y además mirarlo a los ojos ayuda a estrechar lazos emocionales, ya que se siente querido y seguro.

4- Según algunos estudios médicos mecer al bebé ayuda también a regular su función neurológica

5- Se estimula su equilibro, a través del oído interno, lo que favorece también su capacidad futura de concentración.

6- Al mecer al bebé favorecemos con los movimientos lentos y rítmicos su digestión ayudándole también a expulsar los gases.

7- Al coger a nuestro bebé en brazos y mecerlo de forma compasada también ayudamos a que su respiración y su ritmo cardiaco se ajusten aumentando la producción de anticuerpos.

Según señalan algunos estudios si además de moverle en nuestros brazos le cantamos a un volumen bajito y les miramos a los ojos estos beneficios aumentan aún más.