Diferencia entre personalidad, temperamento y carácter en los niños

No significan lo mismo, cada término apunta a un rasgo distinto en el niño

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

En nuestro día a día utilizamos los términos personalidad, temperamento y carácter en los niños como si todos ellos hicieran alusión a lo mismo, es decir, como si fueran sinónimos. Pero, ¡nada que ver! 

El uso que hacemos de estos términos en muchas ocasiones es erróneo ya que no hacen referencia a lo mismo. La finalidad de este artículo es detallar cuáles son las diferencias existentes entre “personalidad”, “temperamento” y “carácter” en lal infancia de manera clara y sencilla para que evitar posibles confusiones. 

¿Qué diferencia hay entre temperamento y carácter en los niños?

Personalidad, temperamento y carácter en los niños

Carácter: El carácter hace referencia a las características psicológicas que la persona ha ido aprendiendo desde su nacimiento. Surge como resultado de la educación que el niño ha recibido y el contexto social en el que se ha desarrollado. El carácter se hace, se va conformando en función de las experiencias que vamos teniendo a lo largo de nuestra vida. No nacemos con un determinado carácter sino que lo vamos adquiriendo durante nuestro desarrollo.

- Temperamento: El temperamento hace referencia a aquellas características psicológicas de la persona que han sido heredadas de sus progenitores. Tiene sin duda una base heredable. Es el resultado de disposiciones biológicas e implica diferencias en comportamientos vinculados con la emocionalidad y la excitabilidad. Por tanto, podemos afirmar que con el temperamento se nace, es decir, es heredado. De hecho, si observamos a varios niños recién nacidos, con tan sólo 24 horas de vida, podemos darnos cuenta que no todos son iguales (algunos son más tranquilos, otros más coléricos, otros más movidos, otros más llorones,  etc.).

El carácter y el temperamento interactúan e influyen directamente en la formación de la personalidad desde edades tempranas dando lugar a que la persona desarrolle una forma más o menos estable de pensar, de sentir y de actuar. 

Pero entonces, ¿qué es la personalidad en la infancia?

Cuando hablamos de personalidad parece que estamos haciendo alusión a algo muy complejo pero no es para nada así. La personalidad la conforman tan solo 3 ingredientes principales: pensamientos, sentimientos y conductas. ¡Esto es la personalidad!

Todo lo que pensamos a lo largo del día, todo lo que sentimos y todo lo que hacemos es lo que da forma a nuestra personalidad. ¡Esto es! 

Pero, no siempre pensamos, sentimos o actuamos de la misma manera. Esto nos lleva a concluir que la personalidad no es algo estático que se mantiene estable durante nuestra vida sino que a lo largo del tiempo nuestra personalidad va modulándose en función principalmente de las experiencias que vamos teniendo en nuestra vida. 

Te invitamos a reflexionar sobre esto: ¿piensas de la misma manera que lo hacías hace 5 años? ¿Te sientes siempre igual? ¿Siempre haces las mismas cosas o actúas de la misma forma sin importar el paso de los años? Seguramente la respuesta a todas estas preguntas sea ¡NO! Esto nos lleva a afirmar que la personalidad se va transformando continuamente porque nuestros pensamientos, sentimientos y conductas van cambiando.