Método constructivo para que los niños aprendan a leer

Cómo enseñar a los niños a leer con el método constructivo

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

De entre todos los métodos que existen para que el niño aprenda a leer como pueden ser: el método alfabético, el fonético, el silábico, el global, el método Doman, o el de Palabra Generadora, surge el método constructivo. Este aparece a partir de la búsqueda de un aprendizaje más natural donde se respete el ritmo madurativo del niño.

Qué es lo que caracteriza al método constructivo para aprender a leer

Técnicas para aprender a leer

Este sistema de aprendizaje parte de las siguientes premisas:

- El niño será protagonista de su propio aprendizaje. Es decir, el aprendizaje será significativo, en contraposición al aprendizaje memorístico.

- Los niños están familiarizados con el lenguaje escrito antes de entrar en el colegio. Cuando llega a la escuela, el pequeño ya tiene conocimientos previos de algunas palabras y ya es un lector, aunque no conozca el código. Desde pequeños están continuamente interactuando con el significado de los textos escritos que encuentran: carteles de la calle, etiquetas de los productos, símbolos en los restaurantes, etc.

- Se utilizan las letras mayúsculas, porque no requiere enlaces entre letras, al contrario que la letra minúscula, y por eso es más fácil de identificar, en un principio, y de representar posteriormente. Y porque, en el medio que nos rodea nos encontramos frecuentemente con la letra mayúscula en rótulos, señales de tráfico, etc. elementos que se han de aprovechar como herramientas útiles de aprendizaje.

- Se parte del nombre del niño porque es lo más significativo para él. Es lo primero que aprende en casa y se trabaja en clase.

- Las actividades de lectura y escritura están integradas durante toda la jornada escolar.

Cómo ayudar al niño a aprender a leer con el método constructivo

Los padres y los profesores serán los guías del niño y lo encargados de estimular al pequeño para que, a su ritmo, aprenda a manejar y dominar los códigos de la lectura. Para ello, los adultos deben tener en cuenta algunos consejos:

- Ser ejemplo. Los niños aprenden por imitación. Si los pequeños ven a sus padres o adultos de su entorno leyendo libros o el periódico, es posible que el futuro hagan los mismo.

- Leer cuentos. Si los adultos leen cuentos a los niños y después les animan a que lo intenten ellos, ayudará. Si aún no sabe leer, lo interpretará a su manera. Será una oportunidad para jugar a descubrir palabras y letras que conozca.

- Utilizar el entorno. Los adultos pueden explicar lo que aparece escrito en cualquier objeto del entorno: el jarabe, el champú, el cartón de leche, carteles publicitarios. Así aprenderá nuevas palabras y se fomenta la curiosidad.

- Valorar el esfuerzo. Ayudando a repasar sus tareas para el colegio los padres deben valorar más los aciertos que los errores. 

- Utilizar juegos y actividades.

Actividades para ayudar aprender a leer con el método constructivo

- Un cuento personal. Con la idea del cuento, los adultos pueden dar las facilidades (hacer un escenario, vestuario, etc.) a los niños para que los representen actuando y así ir incorporando el contenido del cuento y estar motivados para la lectura.

- Hacer un periódico. Una actividad interesante dentro del aula donde los niños serán encargados de ir buscando noticias de actualidad que sean interesantes para ellos. Si son más mayores pueden redactarlas también.

- Completar historias. En función de los diálogos previos y posteriores a una historia los niños deben elaborar textos que los completen. Así se trabaja la comprensión lectora y su creatividad.