Juegos para enseñar a los niños a separar palabras en una oración

Actividades para que los niños aprendan a separar palabras al escribir

Si acostumbramos a leer cuentos y poesías con nuestros hijos en voz alta, haciendo hincapié en las pausas, lograremos que poco a poco, vayan comprendiendo el significado de las diferentes palabras y, lo que es más importante, preguntarán si no lo entienden, porque los niños son curiosos por naturaleza y eso les ayudará a aprender de una manera natural.

Para enseñar y motivar a los niños a separar las palabras de una manera divertida, como tantas veces hemos hecho, recurriremos al juego.

Aprendiendo a separar palabras con emoticonos

Aprender a separar palabras

La palabra es la unidad lingüística con significado que se separa de las demás mediante pausas en la pronunciación y blancos en la escritura. La oración es al conjunto de palabras con autonomía sintáctica.

Los niños deben llegar a entender que las personas relacionamos las palabras para transmitir un mensaje. Una vez que lo niños tengan la capacidad de entender que una oración está formada por palabras podemos empezar a trabajar en aprender a separarlas y, para ello, es fundamental que comprendan el significado de las palabras y entiendan el sentido de la oración.

Para lograrlo, podemos hacer unas pegatinas de estos cuatro emoticonos, por ejemplo;

Emoticons para trabajar con los niños

- Por cada palabra bien separada recibirá el emoticono de «muy bien».

- Por cada palabra mal separada obtendrá el segundo emoticono «mira de nuevo»

- Si el niño separa bien todas las palabras pondremos el tercer emoticono de «aplauso» al final de la oración.

- En caso de que estén mal separadas se pondrá el último emoticono «vuelve a intentarlo» al final de la oración.

Para empezar podemos elegir oraciones cortas, dejar espacios exagerados y hacer pausas largas entre las palabras para que los niños vean claramente la separación entre ellas. Por ejemplo:

Hasta que las palabras no estén correctamente separadas no se pondrá el emoticono «aplauso». Poco a poco los niños se irán dando cuenta de que las oraciones están formadas por diferentes palabras con significado propio y que con ellas  pueden transmitir el mensaje que ellos quieran.

¿Y por qué no seguir jugando con los emoticonos?

El supervisor del juego leerá en voz alta diferentes oraciones, siempre teniendo en cuenta la edad de los niños que entren en el juego. Por ejemplo:

Mi madre tiene el pelo rizado: el niño deberá escribir la oración y colocar un emoticono «muy bien» por palabra, si lo hace correctamente, en nuestro caso, sumará 6 pegatinas «muy bien» y una de «aplauso»

Otra opción puede ser que el supervisor diga primero el número de palabras que lleva una oración y, el niño elija  entre varias expuestas a la vista de todos las que tengan ese mismo número de palabras. Si lo hace bien obtendrá un nuevo emoticono de «aplauso». 

El que más emoticonos de  «aplauso» obtenga, será aplaudido con ganas  por el resto de los niños.

Para acabar os dejo una frase de la escritora Ana María Matute (1925-2014) «La palabra es el arma de los humanos para aproximarse unos a otros»