Cómo comunicar a los hijos la separación o divorcio de los padres

Consejos para explicar a los hijos que sus padres han decidido separarse

Una de las cosas que más preocupa a padres y madres es cómo comunicarles la situación de divorcio o separación. Si ya de por sí tomar esa decisión es complicada para la familia, se hace más difícil cuando además hay niños de por medio. En este caso, no solo debes pensar en la separación, sino es cómo explicárselo a los hijos y cómo será la convivencia de los hijos con sus padres a partir de ese momento.

Te damos unos consejos para orientarte en este difícil momento. Ten en cuenta todo esto al comunicar la decisión tomada con tu pareja: te decimos cómo comunicar a los hijos la separación o divorcio de los padres.

5 reglas de oro para comunicar a los hijos la separación o divorcio de los padres

Separación o divorcio

Hay una serie de cuestiones que hay que tener en cuenta a la hora de comunicar a los hijos la decisión de separación o divorcio de la pareja. Estas son las 'reglas de oro' a tener en cuenta: 

1. Los hijos no se divorcian. Se divorcian los padres, no los hijos. Nuestra obligación es tratar de que a los hijos les influya lo menos posible la decisión que acaba de tomar la pareja. Evidentemente les influirá, porque su familia será diferente a partir de ese momento. Pero siempre se puede hacer todo lo posible porque esta decisión no repercuta de forma especialmente negativa sobre los hijos.

2. La comunicación debe ser de forma conjunta por padre y madre. Los padres deben comunicar la decisión de forma tranquila y conjunta, como si hubiera sido una decisión tomada por parte de los dos de común acuerdo (aunque no sea verdad). Y aunque haya sido uno de los dos el que haya tomado la decisión de terminar una relación, el niño debe recibir la noticia como si hubiera sido una decisión conjunta de padre y madre.

3. Evita sentimentalismos. Cuando transmitas esa decisión, que es dura, debes evitar llevarte por las emociones. No tiñas la situación con un exceso de emotividad. Evidentemente, habrá emociones, eso es inevitable, pero debes intentar que no parezca un drama o que el niño entienda que esta ruptura supone el fin del mundo para ti.

4. Preserva siempre el derecho de los niños a tener una buena imagen de ambos progenitores. Es difícil guardar la compostura en algunos casos, pero aunque sea complicado, intenta por todos los medios no criticar, culpabilizar o insultar a tu pareja delante de los niños.

5. Trata de mantener la tranquilidad y mantén las rutinas. Debes explicar a tu hijo cómo será su día a día a partir de ahora. ¿Con quién se quedan a vivir? ¿Quién se va? ¿Dónde se va? ¿Cuándo estará con su madre? ¿Cuándo con su padre? ¿Quién le llevará y recogerá del colegio? Debe tener claro cómo será la relación con sus padres a partir de ese momento. Resuelve todas sus dudas las veces que sea necesario. Es importante mantener las rutinas de los hijos, que su vida cambie lo menos posible. Que las decisiones sobre sus rutinas se tomen de común acuerdo y por consenso, porque de lo contrario, se crean inseguridades y conflictos en los niños que ellos no saben resolver. 

En definitiva, se trata de facilitar a los niños esta transición, de olvidarnos de nuestros conflictos como adultos y de centrarnos en el bienestar de nuestros hijos.