Decoración navideña a prueba de niños. Seguridad infantil

Consejos de seguridad infantil en Navidad para niños

Decorar la casa por Navidad es una tradición indispensable, más aun cuando hay niños en la casa: poner el Belén, sacar el árbol navideño, elaborar centros para las mesas, poner una corona en la puerta, encender las luces...

Sin embargo, debemos extremar la precaución y crear una decoración navideña a prueba de niños. La seguridad infantil debe ser una máxima para evitar que luces, bolas y figuritas sean un peligro para nuestros hijos.

Cómo crear una decoración navideña a prueba de niños 

 Decoración navideña a prueba de niños

- El árbol de Navidad: si tienes un árbol artificial, asegúrate de que esté homologado y sea resistente al fuego. Nunca lo pongas cerca de fuentes de calor como estufas o radiadores, ya que podría quemarse. Verifica que está estable y no puede volcarse con facilidad, debemos evitar que pueda caer sobre el niño.

- El Belén: asegúrate de que las figuritas, sobre todo si son pequeñas, no están al alcance de los más pequeños de la casa. Los niños tienden a chupar o a llevarse a la boca los objetos que les atraen, por lo que una de estas pequeñas figuritas del Nacimiento podría causar asfixia al niño si se la mete en la boca.

Adornos de Navidad: han reunir varias características, que sean grandes, no se rompan y sus piezas no se separen. 

- Cables: asegúrate de que los cables están bien recogidos y fuera del alcance de los niños.

- Luces de Navidad: te recomendamos que utilices las de led y no las antiguas luces que se rompían con facilidad e incluso se calentaban en exceso. No las dejes al alcance de bebés o niños muy pequeños ya que pueden intentar llevárselas a la boca.

- Juguetes de Navidad: es preferible que el niño tenga pocos juguetes pero homologados a muchos cuya procedencia no sea de confianza. Las pilas de los juguetes no deben ser accesibles y han de estar bien protegidas.

- Velas: son muy bonitas y dan una calidez especial, pero no es seguro dejar velas encendidas si hay niños en casa. Te recomendamos que las sustituyas por luces led.

- Adornos que cuelgan de ventanas: ese Papá Noel que intenta subir por una escalera al balcón o los Reyes Magos trepando por una cuerda son adornos presentes en las fachadas de muchas casas, sin embargo, representan un peligro para los niños que pueden intentar cogerlos desde dentro de la casa y precipitarse.

- Dulces de Navidad: muchos de ellos tienen frutos secos, por lo que debemos extremar la precaucion en niños alérgicos y en menores de cinco años para evitar un posible atragantamiento.