La fisioterapia respiratoria mejora la salud de los niños

Ejercicios de respiración para fortalecer el diafragma

Respirar bien es todo un arte. Aunque parezca mentira, la respiración automática que hacemos todos días sin apenas darnos cuenta, nos causa trastornos mentales y físicos. Una cosa es respirar para sobrevivir, y otra muy distinta respirar para mejorar nuestro cuerpo.

Una mala respiración es responsable de un nivel de estrés elevado en los niños, y la mayoría de las afecciones de cuerdas vocales que padecen. Así que, aprender a respirar bien se hace indispensable en nuestros días para tener una buena salud, tanto mental como física.

Te contamos por qué la fisioterapia respiratoria mejora la salud de los niños.

En qué consiste la fisioterapia respiratoria para mejorar la salud de los niños

Fisioterapia respiratoria para mejorar la salud de los niños

Por supuesto, no hay que menos preciar nuestra respiración inconsciente, está claro que si no respiráramos estaríamos bastante perjudicados, por no decir muertos, pero durante nuestra evolución hemos perdido el arte de respirar bien.

Cuando nacemos y durante la etapa de bebés, realizamos una respiración profunda diafragmática, es decir, una respiración con la tripa, por eso cuando los bebés duermen puedes ver como sus pequeñas tripitas suben y bajan. Sin embargo, con el paso del tiempo y el estrés, la respiración pasa a un segundo plano en nuestras vidas y comenzamos a realizar una respiración torácica, es decir, con el pecho.

Las consecuencias de la respiración torácica es una respiración superficial, irregular y acelerada. Es una respiración menos productiva, ya que no llega hasta el final de los pulmones y lleva menos oxígeno a nuestras células.

Por el contrario, la respiración profunda o diafragmática, aumenta el nivel de oxígeno en sangre, nos relaja al instante, hace que los niños liberen las tensiones del día, hace que crezca su nivel de energía, controla su latido cardiaco, y mejora la capacidad del diafragma, lo que provoca que a la hora de hablar no forcemos las cuerdas vocales, y soltemos el aire con el estómago, algo así como hacen los cantantes.

Con estos ejercicios de fisioterapia respiratoria podrás enseñar al niño a relajarse, sobre todo cuando están nerviosos o tienen un berrinche, además de mejorar su capacidad para hablar sin forzar la voz.

Ejercicios de fisioterapia respiratoria. Respiración diafragmática

Vamos activar una respiración consciente durante unos 10 minutos.

Para ello, tumbaremos al niño sobre una colchoneta en el suelo, o en la cama. El niño debe tener el cuello y los hombros relajados, y debe hacer una respiración lenta, suave y silenciosa.

El aire debe hacer un recorrido hasta el final de los pulmones, hinchando el vientre y abriendo las costillas.

No debemos forzar la espiración del aire, sino que debe salir libremente, y con ello descienden los abdominales.

1. Cogeremos aire por la nariz y lo echaremos por la boca mientras decimos una S larga, sin agotar el aire.

2. Aspiraremos el aire por la nariz y lo expiraremos por la boca de nuevo, pero esta vez en dos tiempos más o menos iguales.

3. Repetiremos el mismo ejercicio anterior pero en tres tiempos, y luego en 4 tiempos.

4. Inspiraremos durante 3 segundos y expiraremos durante 6 segundos. Iremos aumentando el tiempo hasta 5 segundos de aspiración y 10 de expiración.

5. Inspiraremos por la nariz profundamente y expiraremos por la boca de forma rápida e intermitentemente, como si mandásemos callar de forma repetida.

Al principio les costará un poco hacer las respiraciones correctamente, pero con 10 minutos dos veces a la semana, los niños aprenderán a relajarse solos con esta técnica siempre que lo necesiten, mejoraremos sus episodios de afonías y evitaremos que aparezcan nódulos en la garganta. Sin duda, la fisioterapia respiratoria mejora la salud de los niños considerablemente, pruébalo tú mismo y compruébalo.