Los profesores alertan: nuestros hijos acceden a contenidos para adultos

Alba Caraballo Folgado

En muchos colegios, se están lanzando comunicados o avisos a los padres para que vigilemos los contenidos a los que acceden los niños en Internet. 

Y es que, con frecuencia, pensamos que nuestro hijo está jugando en la tablet a carreras de coches, pero en realidad, está viendo al último youtuber de moda, está siguiendo los juegos violentos de ese gamer tan famoso o está matando zombies en línea con otros compañeros. Pero, ¿cómo es posible que de esto nos alerten los profesores?, ¿no estamos controlando los contenidos que ven los niños en Internet?

Por qué son los profesores quienes alertan de los contenidos que ven los niños en Internet

Nuestros hijos ven contenido para adultos en Internet

Es una constante en muchos colegios: los niños llevan móviles a edades en las que deberían estar jugando al escondite, hablan entre ellos del último ligue del youtuber de turno o conocen toda la ristra de palabrotas del diccionario porque las emplean los gamers a los que siguen. Son niños entre 7 y 12 años que debían estar más preocupados por otro tipo de juegos. La lectura que saco de esto es doble:

- Si es en casa donde los niños tienen acceso a Internet, ¿por qué son los profesores quienes alertan sobre su mal uso?

- ¿Estamos criando niños dependientes de las nuevas tecnologías?, ¿no hay otras formas de pasar el tiempo libre?

Los padres utilizamos las nuevas tecnologías en muchos casos como niñeras digitales. Nos sirve para disponer de tiempo para poder poner una lavadora, preparar la cena, hacer una llamada, ducharnos o las mil y una tareas que tengamos que hacer en casa.

A  nuestros hijos la televisión ya no les vale, necesitan acceder a Internet porque sus compañeros del colegio lo hacen y han de estar al día de lo último, y nosotros les damos gusto.

Sin embargo, lo que en muchos casos no hacemos es filtrar los contenidos que ven, conocer en qué páginas están metidos o controlar el tiempo que pasan con los dispositivos digitales. Pero, los profesores escuchan las conversaciones que tienen en el recreo, están al día de los juegos a los que juegan y escuchan el vocabulario que utilizan en el patio y no en casa. Conocen mejor que nosotros qué ven nuestros hijos en Internet. 

Esta falta de atención nuestra tiene consecuencias sobre el niño, quizás las estés viendo ya:

- Alteración del sueño: pueden tener incluso pesadillas y terrores nocturnos porque su cerebro no está preparado para procesar según qué información.

- Conductas agresivas: si acceden a contenidos violentos, asumirán como normal este tipo de conducta como normal, los niños lo imitan todo.

- Falta de concentración: el uso indebido y excesivo de las nuevas tecnologías produce falta de atención y memoria en los niños.

- Adicción: los estudios ya lo avisan, la adicción a dispositivos móviles cada vez es más frecuente en la infancia. 

Las nuevas tecnologías pueden ser una ayuda en el aprendizaje, no podemos darles la espalda, pero tampoco restarles el peligro que pueden tener.