El ácido fólico beneficia la capacidad cognitiva del bebé

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Aunque ya conocíamos los altos beneficios que reportaba el tomar ácido fólico durante el embarazo, un estudio reciente ha revelado un dato muy interesante: el ácido fólico, influye en la capacidad cognitiva del niño.

No hay madre que no hayamos tomado las famosas pastillas de ácido fólico durante el embarazo, ya que, hasta ahora, los médicos recomendaban la ingesta de ácido fólico para evitar malformaciones en el sistema nervioso del feto como la espina bífida

El ácido fólico bueno para la capacidad cognitiva del bebé

Beneficios del ácido fólico

El ácido fólico previene los defectos del tubo neural y ayuda al correcto desarrollo cerebral del bebé, pero además interviene en la fabricación de glóbulos rojos y disminuye el riesgo de autismo. Por eso se hace casi imprescindible aumentar la dosis consumida durante el embarazo, aunque algunos médicos van mucho más allá y recomiendan tomarlo a los padres que estén pensando en formar familia desde antes de la concepción, ya que también se transmite a través de la información genética del padre. Algunos pediatras recomiendan alargar su ingesta durante la lactancia materna, por lo menos hasta los tres meses de edad del bebé, ya que a través de la leche de la madre también estaremos aportándolo al bebé cuyo cerebro todavía no ha dejado de desarrollarse.

El ácido fólico se encuentra en algunas verduras entonces ¿por qué hay que tomarlo a través de pastillas?. Aunque el ácido fólico puede encontrarse en las verduras verdes como las hojas de espinacas, lechuga, o acelgas, su cantidad es tan mínima (unos 400 microgramos) que no alcanza el imprescindible diario durante el embarazo, esto sumado a que desde la recolección de la verdura hasta su ingesta pasan varios días, el aporte de vitaminas disminuye considerablemente, a lo que hay que sumar las que se desperdician con la cocción; por eso se necesita un refuerzo externo.

Lo cierto es que, además de todos esos conocidos beneficios para el aparato nervioso del bebé, un estudio elaborado recientemente por la Universidad de Granada durante 10 años y donde se ha hecho un seguimiento a más de 300 mujeres desde el embarazo hasta los 9 años de los niños, ha revelado que este aporte vitamínico influye positivamente en el desarrollo cognitivo de los niños en el futuro.

Mientras que vitaminas como el omega 6 ejercía influencia en una mayor agudeza visual y maduración de la retina cuando los niños tenían la edad de 4 años; el omega 3 mejoraba los niveles de inteligencia de la media a los 6 años; el ácido fólico influía en la rapidez de la resolución de problemas cuando los niños tenían 8 años.

Por lo tanto, no nos queda duda alguna sobre la necesidad de tomar ácido fólico durante el embarazo. Una pastilla al día y tendremos niños más saludables, resueltos y felices.