Leyes de Murphy de la maternidad

Cosas que siempre salen mal con los niños, aunque tuvieran que salir bien

Todos los que somos padres sabemos que muchas veces lo que puede salir mal, saldrá mal. Incluso lo que debería salir bien. Edward Aloysius Murphy fue un ingeniero que lo declaró en 1949 después de descubrir que estaban mal conectados todos los electrodos de un arnés para medir los efectos de la aceleración y deceleración en pilotos.

En realidad él lo formuló esperando que en los futuros diseños se tomen todas las precauciones posibles pero luego su famosa ley comenzó a utilizarse de una forma ficticia y humorística para tratar de dar explicación a los infortunios, accidentes y todo tipo de estupideces que vive la humanidad a diario.

Leyes de Murphy para madres y padres 

 Ley de Murphy aplicada a la maternidad y paternidad

Estas son varias leyes de Murphy asociadas a la maternidad, ¿te suenan?

1. Después que tuviste a tu bebé y te estás esforzando por volver a tu peso normal, alguien te preguntará si estás embarazada. 

2. Siempre, la comida que prepares para tu hijo, será la que no tiene ganas de comer ese día.

3. Todas las gracias que tu bebé hace cuando está en casa, NO las hará cuando quieras lucirte con él frente a tu suegra o tu jefe.

4. Tu hijo que jamás come fruta, te pide una manzana justo el día que no hay ninguna en tu casa.

5. Cuando estás muy apurada por salir de tu casa para ir a una reunión importante, te hijo te pide que lo acompañes al baño para hacer popó.

6. Cuando acabas de ponerte una camisa limpia para ir a trabajar, tu bebé hace un provecho ensuciándote la misma.

7. Tu hijo se hace caca inmediatamente después de que le pusiste un pañal limpio.

8. Cuando más tiempo hace que hayas comprado entradas para el espectáculo que te mueres de ganas de ver,  más probabilidades hay de que tu hijo amanezca con fiebre el día del mismo. 

9. Cuando ya regalaste toda la ropa pequeña de tus hijos porque no pensabas tener otro, te enteras que estás embarazada.

10. El presupuesto necesario para criar a tus hijos es siempre el doble de lo previsto. El tiempo requerido es el triple.

11. Nunca tu hijo romperá el adorno que menos te gusta.

12. Sólo sabrás donde está el carné de vacunación de tus hijos cuando no lo necesites.

13. Si tenés un hijo que dibuja muy bien, siempre habrá en su clase uno que lo haga mejor. Lo mismo ocurre si canta, baila o juega ajedrez.

14- No se duerme hasta que los hijos cumplen cinco años.  No volverás a dormir después de que cumplan quince.

15- Los niños nunca están tranquilos a la hora de tomar fotografías, y son absolutamente inmóviles cuando enfrentan a una videocámara.

16- Ningún niño vuelve limpio de ninguna parte.

17- Los padres de los otros niños siempre serán mejores que tú a los ojos de tus hijos.

18- Los niños son increíbles. En general, repiten palabra por palabra lo que no deberían haber dicho.

19- El juguete más silencioso es el que menos le gustará a tu hijo.

20- Las piezas sueltas de puzzles que encuentres, jamás serán las que estás buscando.

21- La ropa que más te gusta es la que tu hijo jamás querrá ponerse.

22- Cuanto más caro hayas pagado por una prenda, más pronto le quedará chica.

23- El nombre del último medicamento que tomó tu hijo es el que no recordarás cuando el médico te lo pregunte.

Son sólo unas cuantas leyes de Murphy aplicadas a padres y madres, seguro que tu has vivido estas situaciones o similares... ¡comparte las tuyas!