Madres sobreexigidas: no eres tú, somos todas

Raquel Oberlander
Raquel Oberlander Periodista y publicitaria

Hace unos días recibí el enlace de una entrevista a la actriz Chilena Lina Meruane, quien vive hace varios años en EEUU y publicó en México un ensayo temerario llamado Contra Los Hijos (Ed. Tumbona). La nota tenía el provocador titular de “Hijos tiranos, madres sirvientas” y se refería de modo crítico al lugar donde hemos puesto a los hijos como sociedad y la sobreexigencia a que nos vemos sometidas las madres. 

La sobreexigencia de las madres

Madres demasiado exigidas

A pesar de no ser madre y según ella misma declara, no experimentar por los niños ninguna devoción (y tal vez por ese motivo pudo hacerlo) dice estar rodeada de madres agotadas que la motivan a compartir su pensamiento sobre la sociedad actual, donde según la autora, las madres no pueden ni quejarse de lo ocupadas que están.

Su crítica se centra en dos aspectos: el lugar central en que hemos ubicado a los hijos, y el desentendimiento de las políticas públicas respecto a esta situación. La actriz sostiene que se da la paradoja de que las familias tienen menos hijos que una o dos generaciones atrás y que los hombres en general colaboran más, pero sin embargo, las mujeres estamos más exigidas.

Por un lado hoy los hijos ocupan un rol mucho más central que antes. Años atrás los adultos organizaban sus vidas y compartían un rato con los hijos a la hora de cenar y estos eran responsables de los deberes, y de tener mucho tiempo para jugar. Ahora los padres se sienten obligados a hacer las tareas con los hijos, a llevarlos a decenas de actividades extracurriculares.  Meruane dice: “Ahora es responsabilidad de los padres que a los hijos les vaya bien” y sostiene que antes no era así, sino que los niños eran responsables por sí mismos. Ahora las mujeres tienen una gran presión social y deben ser buenas madres, esposas, amigas, profesionales, etc, y etc. 

Y para colmo, tienen poca ayuda estatal. Meruane dice que así como hay temas familiares en los que interviene el Estado, como el aborto y la adopción, el Estado debería apoyar en temas económicos como prima por hijo, subsidio de las niñeras y guarderías, suficientes días de licencia por nacimiento y enfermedades de los hijos, etc. 

Por lo tanto, hay un tema que nos compete en la interna y es dejar que los niños sean un poco más independientes sin preocuparnos cada día por el contenido de la vianda, el cepillado de dientes, la lectura del día, las horas de pantalla, etc. y por otro exigir más. Hacer sentir nuestras voces porque somos valiosas y con más ayuda podremos brindar aún más a la sociedad. ¿Te sumas?