La importancia del juego simbólico en el desarrollo del niño

Cómo ayuda el juego simbólico al aprendizaje del niño

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

A través del juego los niños son capaces de divertirse a la vez que aprenden alguna destreza o capacidad. El juego simbólico es un tipo de juego en el que los niños pueden desempeñar otros roles imitando situaciones que observan en la vida real. Para hacerlo utilizan la imaginación y crean representaciones mentales.

En Guiainfantil.com descubrirás cuál es la importancia del juego simbólico en el desarrollo del niño, ya que no consiste solo en imaginar, sino que también sirve para el desarrollo del lenguaje del niño. Mientras interpretan los personajes, hablan. Al compartir el juego utilizando el lenguaje como forma de comunicación también socializan.

Beneficios del juego simbólico

juego simbólico

El juego simbólico será parte del proceso de desarrollo del niño y le permite asimilar el entorno que le rodea. Gracias a este tipo de juego el niño podrá:

  • Desarrollar su capacidad de imaginar.
  • Asimilar y comprender el entorno que le rodea.
  • Desarrollarse emocionalmente. Algo muy importante en las primeras etapas sobre todo.
  • Favorecer su desarrollo motor.
  • Hacer representaciones mentales tanto del a vida real como imaginaria.
  • Desarrollar su lenguaje.

Como se desarrolla el juego simbólico

El punto de partida será el juego compartido del niño, primero con la madre y después con sus iguales. No se puede dar el juego simbólico en el niño si antes no ha habido, ni hay juego compartido.

La edad en la que los niños tienen capacidad para simbolizar es a los 2 años y se desarrollando a lo largo de la infancia. Así, el juego simbólico será cada vez más complejo.

A lo largo del desarrollo, los niños se van haciendo más mayores y ganan en capacidad para dotar al juego de mayor complejidad, pasando a ser de un juego individual (desde los 12 meses a los 2 años) a un juego grupal (a partir de los 2 años). Este proceso hace del juego simbólico ser algo decisivo en la socialización.

Por qué es importante el juego simbólico

Con el juego simbólico se pretende que el niño imite situaciones de la vida cotidiana de los adultos. Pero, además, es una vía para:

  • Sugerir al niño para que pueda para proyectar sus miedos, tensiones y conflictos internos mediante él. Esto le ayuda a expresar sentimientos intensos.
  • Hace que los pequeños vayan más allá de lo real y lo concreto. La posibilidad de proyectarse en otros roles hace que se enriquezca su conocimiento social. Puede imitar, actuar y experimentar con el mundo adulto sin exponerse a consecuencias.
  • Le ayuda a entender los roles que ejercen las personas de su entorno ya que necesita conocerlos para poder representarlos a la hora de jugar simbólicamente.
  • Ofrece al niño un espacio en el que mediante el juego se pueda favorecer el desarrollo emocional, cognitivo y sus habilidades sociales del niño. 
  • Será un vehículo de aprendizaje. A medida que el niño crece utilizará el juego simbólico para aprender según sus necesidades, fomentar su autonomía, la creatividad, su curiosidad o aprender a respetar las normas.