El juego es la habilidad más importante que debe tener un niño

Qué tipos de juegos son los recomendados según la edad de tu hijo

Juana Toriggia

El juego es la manera más importante que tienen los niños de aprender acerca del mundo y, por tanto, el juego es la principal habilidad que debe tener un niño. Mediante el juego con otros niños y con los adultos, los pequeños aprenden a interactuar, a resolver problemas, a moverse libremente, a integrar sensaciones y estímulos, a comprender y expresar emociones.

La evolución el juego según el desarrollo del niño

el juego es la habilidad más importante para un niño

En cada juego que realiza un niño, hay un saldo a su favor. Los grandes descubrimientos que realiza un niño a diario son a través del juego: descubre, por ejemplo, cómo se siente tener arena entre sus manos mientras construye un castillo; que algunos juguetes flotan y otros no mientras se baña; y también aprende a decir 'más' cuando su mamá lo hamaca. El juego aporta al niño numerosas oportunidades para aprender y descubrir y es y tiene que ser es la principal ocupación que tiene el niño en la infancia.

Un niño puede tomar lo que hay en su mundo interno y por medio del juego organizarlo en patrones mentales y emocionales cada vez más complejos. El juego va evolucionando de acuerdo al desarrollo cognitivo del niño:

- Estadio sensorio-motor: entre 0 y 24 meses predomina el juego funcional o de ejercicio.

- Estadio pre-operacional: entre los 24 meses y los 6 años se caracteriza por el juego simbólico.

- Estadio de operaciones concretas: entre los 6 y 12 años es más habitual el juego de reglas.

A medida que el niño va desarrollando un tipo juego, los anteriores se complejizan y perfeccionan cada día más. La aparición del lenguaje acompaña esa evolución. el niño puede poner en palabras sus ideas, pudiendo establecer conexiones entre las mismas para llenar su juego de creatividad e imaginación.

Lo que aporta el juego funcional al niño 

el juego funcional en niños

Los bebés hasta los dos años de edad realizan juegos propios del periodo sensorio motor, lo que se conoce como juego funcional o de ejercicio y donde se encuentran tres tipos:

- Juegos con su propio cuerpo
Arrastrarse, caminar, gatear o balancearse son acciones que se consideran juegos de ejercicios. Aquí el niño domina el espacio con sus movimientos. Mover una y otra vez sus piernas pataleando es un juego de ejercicio que hacen los bebés cuando los apoyan para ser cambiados o mientras juegan con un gimnasio con juguetes.

- Juegos con objetos
Son propios del estadio sensorio-motor y de los dos primeros años de vida. Consisten en repetir una y otra vez la misma acción por el mismo placer de obtener el resultado inmediato: explorar objetos y juguetes al golpearlos, sacudirlos o tirarlos. Seguramente será conocido para ti que tú bebe tire un objeto una y otra vez y tú tengas que ir a buscarlo, ¿verdad? Es un típico juego funcional que los bebés realizan y disfrutan del placer de repetirlo una y otra vez, de observar qué ocurre y de ver el efecto que causa en su mamá cuando lo hace.

- Juegos con personas
Sonreír, esconderse, aparecer, atrapar, balancear son juegos que se realizan entre padres e hijos y son fundamentales para favorecer la interacción social y el lenguaje. 

El juego funcional se va complejizando a medida que el niño va creciendo, logrando cada día esquemas nuevos que afianzan los anteriores. Son numerosos los beneficios que aporta este tipo de juego al desarrollo, entre los más importantes son: favorece el desarrollo de la integración sensorial, es decir, procesar e integrar información auditiva, táctil, propioceptiva, visual y vestibular. El bebé aprende conceptos de causa- efecto, aumenta la comprensión del mundo que lo rodea y practica la coordinación óculo manual.

El juego simbólico en el desarrollo del niño 

beneficios del juegos simbólicos

Es propio del estadio preoperatorio (2 a 6 años) y consiste en simular situaciones, objetos y personajes que no están presentes en el momento del juego. El juego de simulación también se conoce como juego simbólico porque implica el uso de símbolos. 

Cuando usamos símbolos, usamos algo para representar otra cosa. En el caso de juegos de simulación, los niños pueden usar un objeto para representar a otro, como simular que una caja es una torta de cumpleaños o una sábana es una capa de superhéroe. Este tipo de pensamiento simbólico también es necesario para el lenguaje, ya que nuestras palabras son símbolos que representan nuestros pensamientos e ideas. 

El juego simbólico se va desarrollando poco a poco desde acciones simbólicas sencillas sobre los propios muñecos como darles de comer o hacerlos dormir (20-22 meses). Luego van incluyendo más personajes de ficción en sus roles y va disminuyendo el juego de ficción referido a acciones cotidianas: un juego típico de esta etapa es el del doctor (30-36 meses).

A partir de los 4 años pueden planificar el juego, buscar soluciones, realizan guiones enteros y adoptan roles. La interacción con pares y la adquisición del lenguaje les permite realizar juegos de ficción complejos y largos: muestran variedad en las acciones que los personajes pueden realizar y en los sentimientos y pensamientos que pueden tener.

El juego simbólico favorece la adquisición del lenguaje, ya que los niños verbalizan continuamente mientras lo realizan tanto si están solos como si están acompañados. También fomenta la creatividad, imaginación y planificación e impacta positivamente en el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales.

Beneficios del juego reglado para los niños 

los juegos de mesa para niños

Estos juegos son muy variados y propios del periodo de operaciones concretas (6 y 12 años). Se pueden dar entre dos personas, en grupo o por equipos. Su espacio puede ser el patio del colegio, la calle, el parque, el entorno escolar o familiar. Ejemplo de estos juegos reglados son los juegos tradicionales (escondidas, mancha, quemado), los deportes (fútbol, básquet, rugby, hockey, tenis, etc) o juegos de mesa (memotest, bingos, ajedrez, etc).

Las reglas son elementos socializadores que enseñan a ganar y perder, tolerar la frustración, respetar turnos y normas. Los niños deben aprender a considerar opiniones y acciones de otros, cooperar y negociar. Potencia el desarrollo del lenguaje, de la memoria, del razonamiento, de la atención y de la reflexión.

Puedes leer más artículos similares a El juego es la habilidad más importante que debe tener un niño, en la categoría de Juegos en Guiainfantil.com.