Receta de un pediatra para curar las heridas emocionales de los niños

Por qué el juego es la mejor terapia para el desarrollo psicológico del niño

Richard Daniel Claro

En la practica diaria como pediatras, requerimos constantemente formular a nuestros pacientes tratamientos, terapias o estudios complementarios que nos permitan acercarnos a buscar y garantizar un óptimo estado de salud. Sin embargo, existe un elemento que favorece un adecuado estado de salud y, ademas, ofrece la capacidad de lograr un óptimo desarrollo psicomotor, pero que muchas veces puede pasar desapercibido. ¿Quieres saber cuál es la receta de un pediatra para curar las heridas emocionales de los niños? 

Las herramientas que un pediatra le da a los padres para sus hijos

cómo se curan las heridas emocionales de los niños

El juego debe ser una indicación obligatoria en la consulta pediátrica, sobre todo porque vemos hoy en día un porcentaje elevado de nuestros pacientes que ingresan a la consulta con algún dispositivo electrónico en la mano, siendo cada vez más frecuente la falta de actividad física, limitación en la creatividad de nuestros niños y el aislamiento de nuestros pacientes del entorno social.

Por tanto es fundamental establecer siempre en consulta junto a la familia los posibles roles de juego a los cuales podemos vincular a nuestro paciente, ya que lo peor es que muchas de las generaciones que hoy en día son padres han experimentado una infancia similar en su pasado y no logran identificar la importancia de este hecho, ni mucho menos encontrar herramientas para actuar. 

Por tanto se convierte en una obligación del pediatra guiar a los padres para ubicar herramientas que les permitan idear un juego según la edad del paciente. En tal sentido vamos a encontrar que, básicamente, el juego podemos vincularlo a tres grupos grandes de pacientes.

- Pacientes en edad lactante (0- 24 meses)
Son, en su mayoría, fáciles de involucrar en cualquier tipo de actividad relacionada con el juego porque participan activamente en cualquier acción que se ponga en práctica. En este grupo de pacientes la opción de jugar siempre está presente.

El inicio del juego comienza desde llevarse todo a la boca, realizando una exploración de prácticamente todos los que se le presenta, como el uso de imitaciones de nuestras acciones (hablar por teléfono o hacer palmadas imitando la celebración).

Esconderse, perseguir un objeto, usar estímulos auditivos como la música o sonidos onomatopéyicos son algunos de los juegos mas divertidos. Ademas en este grupo de edades vemos cómo el juego básicamente debe ser una herramienta cotidiana para abordar el neurodesarrollo, que permite fortalecer en todos los aspecto las bases del desarrollo motor grueso, así com las bases del desarrollo emocional de todos los bebés.

- Pacientes en edad preescolar y escolar (2 años – 10 Años)
En estas edades el juego es la opción mas divertida de iniciar el fortalecimiento del desarrollo motor fino, que le permitirán al niño realizar funciones básicas de la vida cotidiana como escribir, así como el inicio del pensamiento y razonamiento (desarrollo cognitivo). 

Sin embargo, a medida que avanzan en edad, el juego se puede volver algo más complicado. Si inicialmente hemos vinculado a nuestros pacientes al juego al aire libre, será mucho más fácil mantenerlo alejado de  videojuegos  o computadores, que representan la principal opción de juego hoy en día en los niños de estas edades.

En estas edades debemos siempre permitir que el niño pueda dar los primeros pasos para proponer un juego, analizarlo, ver sus fortalezas y preferencias para ubicar una forma adecuada de entretenimiento, que nos permita establecer una relación de armonía y, al mismo tiempo, crear nuevas opciones de juego para crearlos en casa.

Algunas opciones de juego van a vincular mayor actividad física, lo cual sabemos que debe ser un ingrediente  fundamental cualquier niño de estas edades. Algunas alternativas de juego son, por ejemplo, las escondidillas, jugar con una pelota, los juegos de roles (jugar a los médicos)... Es importante no dejar a un lado en los mas grandes opciones del juego en equipo (fútbol, atletismo o tenis) y en los más pequeños, a pesar de que los padres se encuentren ocupados, siempre tener opciones presentes como leerles un cuento y compartir comidas en familia.

- Pacientes en edad adolescente ( 11 años en adelante)
Son el grupo más complejo desde cualquier punto de vista,  tanto para la familia como para el médico o pediatra que lo valore en consulta. Pero es el grupo de pacientes que requieren mayor atención y vigilancia, por los múltiples cambios que a nivel cognitiva se desarrollan en estas edades.

El juego es la mejor terapia para el desarrollo psicológico del niño

el juego como terapia

Por tanto el juego ofrece una de las principales terapias de desarrollo psicológico, y es que en estas edades vincularse a un juego ofrecerá al paciente una opción cómoda de terapia psicológica y permitirá ampliar sus posibilidades de ver con mejor amplitud su entorno.

En muchas ocasiones el juego puede ser propuesto desde el niño al padre, por tanto ya es importante como padres nunca decir que no a cualquier propuesta de juego. Es necesario, sin importar la edad del paciente, estar atentos al nivel de actividad que realiza, al tipo de actividad y a los beneficios que esta puede aportar. No dejar a un lado en consulta este aspecto tan relevante del desarrollo de tu hijo y siempre buscar oportunidades de crecimiento para tu hijo. 

A pesar de las actividades de rutina, colegio, actividades del colegio,  tareas, compromisos, entre otros,  siempre buscar un espacio para tomar aire libre, escaparnos de  la tecnología y de las paredes de la casa para fomentar mas actividades que den oportunidad de expresarse y de crecer como seres humanos integrales.

Puedes leer más artículos similares a Receta de un pediatra para curar las heridas emocionales de los niños, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.