El mágico poder de jugar con los hijos

Las maravillosas consecuencias de jugar con los hijos

Gabriela Matienzo
Gabriela Matienzo Psicóloga infantil

La mayoría de padres se ven obligados a conciliar vida laboral con el cuidado de los hijos. No es una tarea sencilla, cierto. Los hijos necesitan mucha atención, mucho tiempo, tiempo que a menudo los padres apenas tienen. 

Sin embargo, es importante dedicar a los niños el poco tiempo que nos queda. Y dedicárselo al juego. Sí, al juego. Descubre el tremendo poder de jugar con los hijos. ¡Te sorprenderá!

Las excusas de los padres para no jugar con los hijos

El mágico poder de jugar con los hijos

Nada, absolutamente ningún psicólogo, ninguna intervención, ninguna recomendación, ningún consejo, es más efectivo que el de:

- “Dedica un tiempo diario a jugar con tus hijos

Todos los padres parecemos ser conscientes de los beneficios de jugar con ellos, sin embargo, tenemos mil excusas para no hacerlo de forma consistente; aquí algunas de las cosas que nos decimos:

- “No me da tiempo”: Es verdad que los padres de hoy nos encontramos siempre corriendo y saltando de una actividad a otra; sin embargo, la buena noticia es que con solo 10 o 15 min de juego “verdaderamente compartido” es suficiente.

- “Mi hijo o mis hijos se entretienen y juegan muy bien solos”: Cierto que pueden pasarla maravillosamente a su aire, pero si preguntas a cualquier niño, siempre responderá que le entusiasma muchísimo más que sus padres jueguen con él.

- “Solo le interesan los videojuegos, la tablet y la computadora”: Efectivamente hay niños que están muy absortos con todo lo que sea tecnología; muchos de ellos porque tristemente no conocen muchas otras opciones. Dales la oportunidad de disfrutar un rato de juegos diferente y si insisten en los videojuegos, apréndelos y juega un rato con ellos eso que tanto les gusta, después, seguro les convences de probar con tus ideas.

- “¡No sé cómo!”: Hay papás que no saben por dónde empezar y les cuesta iniciar la interacción. La mejor parte es que en este momento puedes dejarte llevar enteramente por tu hijo, solo preguntándole ‘¿a qué jugamos? verás que fácil. 

Descubre el mágico poder de jugar con los hijos

La mayoría de padres son conscientes de los beneficios que el juego tiene para los niños. Pero, ¿conocen los beneficios que tiene jugar con ellos para los dos? A continuación, algunas de las maravillosas consecuencias que enfrentarás si logras destinar un tiempo diario a jugar con tu hijo:

1. Se fortalecen los lazos afectivos: Entre más tiempo de calidad y juego dediquemos a nuestros pequeños, nuestra relación con ellos será más íntima y más fuerte.

2. Forma de conocerle mejor: Durante los juegos podrás escuchar a tu hijo expresar gustos, emociones, sentimientos y pensamientos de una forma muy sutil y natural, que quizá de otra manera te perderías. Podrás descubrir si hay temas que le asustan o le preocupan, ya que en el juego pueden expresarlo de forma indirecta y más natural. Nosotros, los psicólogos, es así como logramos muchas veces detectar lo que sucede con los niños.

3. Conocer sus habilidades sociales y ayudarle a desarrollarlas: Jugar con tu hijo te permitirá conocer cómo se comporta a nivel social, modelarle a través de tu ejemplo y desarrollar en él habilidades que le permitan desenvolverse mejor.

4. Fomentar valores: Jugando podemos modelar y enseñar a nuestros hijos valores tales como la empatía, la honestidad, la tolerancia, la sensibilidad al otro, la flexibilidad, etc.

5. Desarrollar la creatividad y la imaginación: Jugar te permite desarrollar en tus hijos y en ti mismo, aunque no lo creas, la imaginación y la creatividad.

6. Disfrutar de sus risas y de su alegría: ¿Existe algo más maravilloso que eso?

Algunas ideas para jugar con los hijos

A continuación, algunas ideas de a qué jugar con tus hijos:

- Juegos al aire libre: Ya sea que se trate de una salida al campo, del jardín de casa o de la calle de enfrente, los juegos al aire libre pueden ser de lo más divertido y además, realizar actividad física a todos les caerá bien.

- Juegos simbólicos: Aquí se trata de inventar e imaginar escenarios y situaciones, ¡no hay límites! Tu hijo seguro será un buen maestro. Jugar a la casita, a la escuela, montar un campamento en la sala o una fiesta de no cumpleaños con invitados imaginarios, dar un gran concierto o convertirse en superhéroes.

- Juegos de mesa: Son maravillosos para reunir a toda la familia, reír a carcajadas y modelar algunas habilidades sociales como seguir las reglas del juego, respetar turnos, etc.

- Rompecabezas y manualidades: Armar juntos rompecabezas o hacer manualidades representa un tiempo maravilloso de charla relajada invaluable.

- Los clásicos: Hay juegos que nunca pierden su encanto y que sobreviven al paso del tiempo siendo verdaderamente divertidos y disfrutados por los niños siempre: Luchitas, cosquillas, almohadazos, escondidas, atrapadas, etc.

¿A ti qué te gustaba jugar?: Puedes enseñarles los juegos que te gustaban de pequeño y compartirlos con ellos, seguro la pasarán fenomenal.