Niños a los que no les gusta leer nada de nada - Fomentar la lectura

4 claves para fomentar el hábito de lectura y amor por los libros entre tus hijos de todas las edades

Núria Capdevila García
Núria Capdevila García Redactora y maestra de inglés

Hacer que los niños lean puede ser una tarea tan simple como complicada, y todo dependerá de cada pequeño, de sus intereses y de lo que vean en casa. Si un niño crece viendo leer a sus padres, será más fácil fomentar su hábito de lectura. ¿Qué podemos hacer para que los niños a los que no les gusta leer nada de nada tengan interés por los libros?

Miguel Ángel López, maestro de infantil y autor de libros infantiles bajo el apodo de El Hematocrítico, nos da algunas claves. Junto a él, reflexionamos sobre el error de plantear la lectura como si fuera una obligación.

Acompañar a los niños a los que no les gusta leer (nada de nada)

Cuando a los niños no les gusta leer nada de nada

Fomentar la lectura en los niños puede ser bastante simple si contamos con las herramientas necesarias. Hay una gran cantidad de ellas con las que los padres podremos potenciar este hábito y amor por los libros. A continuación analizamos algunas de ellas.

1. Dejar que sean los niños los que escojan los libros

Muchas veces, el niño siente rechazo por un libro porque no lo ha escogido él. Debemos dejar que sean ellos los que escojan aquellos libros que les llamen más la atención y, para ello, nada mejor que hacer uso de las bibliotecas municipales o escolares.

En las bibliotecas municipales o escolares, los niños tendrán la oportunidad de coger diferentes libros, tocarlos, hojearlos y ver si alguno les llama la atención. Y, una vez en casa, podrán empezarlo a leer y ver si realmente era 'tan bueno' como pensaban o si, por el contrario, no les atrae para nada. De este modo, los niños irán aprendiendo cuáles son los géneros que más les gustan y los que no.

Además, en las bibliotecas, nuestros hijos verán que hay muchos otros niños leyendo, lo que hará que empiecen a sentir más curiosidad por la lectura.

Animar a los niños a leer

2. Reflexionar sobre las lecturas obligatorias

Si vemos un libro que nos gusta para nuestros hijos y queremos comprárselo, debemos ir con cuidado con la manera en la que se lo entregamos. Si les decimos a los niños que les hemos comprado este libro porque nos parece que les gustará, en muchos casos, los niños lo verán como una lectura obligatoria y, como no puede ser de otro modo, empezarán a buscar excusas para no leerlo. Sacará la conclusión que no le gusta leer y no querrá volver a intentarlo.

En este caso, lo mejor que podemos hacer es poner este cuento que les hemos comprado en el lugar de su habitación donde tengan sus cuentos, y dejarlo allí sin decirles nada más. De este modo, cuando vayan a su habitación para buscar cualquier cosa, es fácil que encuentren este libro que 'antes no habían visto' y les entre la curiosidad. Así, estamos fomentando la motivación para leerlo.

[Leer +: Cuentos para niños a los que no les gusta leer]

Claves para fomentar el hábito de lectura entre tus hijos

Fomentar la lectura entre tus hijos

3. Dejarles curiosear tus libros

Sabemos que la lectura de un libro se debe ajustar a la edad del pequeño. Sin embargo, si les dejamos curiosear nuestros libros, aunque ahora no sea el momento ideal para ellos, les estaremos fundamentando la idea de que algún día lo van a poder leer. Y, lo mejor de todo, es que los padres nos convertimos en el modelo a seguir: si nosotros leemos, nuestros hijos leerán.

Recordemos que nuestros hijos aprenden por imitación, por lo que no les podemos pedir algo que no vean en casa. Si tenemos la rutina de leer en casa, los niños también la introducirán en su día a día.

4. Facilitar que tus hijos descubran lo que les gusta leer

Cuando los niños se inician en la lectura, lo más probable es que no tengan claro qué es lo que les gusta y lo que no. Por ello, los padres debemos darles alternativas y dejar que sean ellos los que tomen la decisión sobre qué quieren leer. No simplemente estaremos fomentando la lectura, sino que también estaremos mejorando su autoestima y la seguridad en ellos mismos.

Es importante dejar que los niños vayan tomando sus propias decisiones, siempre teniendo en cuenta su edad, pues es esencial para su correcto desarrollo. Y, seleccionar los libros que quieren leer y los que no es un principio.

La lectura es un hábito de lo más sano a cualquier edad. Los niños, no solo mejoran su habilidad comunicativa con los libros, sino que estos también estimulan su creatividad. Por ello, contar con las estrategias adecuadas a la hora de iniciar a nuestros hijos en la lectura es esencial.

Puedes leer más artículos similares a Niños a los que no les gusta leer nada de nada - Fomentar la lectura, en la categoría de Lectura en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: