Por qué debemos vivir el momento con los hijos en vez de inmortalizarlo

Los momentos más fundamentales con los niños no se pueden guardar en el móvil

Andrés París

Las cosas que importan y son fundamentales en nuestra vida no se pueden digitalizar.

Vivimos en un momento donde queremos que todo sea digitalizado, a través de hacer fotos y videos a todo y todos, de subir a las redes sociales todo lo que nos pasa, intentando inmortalizar aspectos más o menos importantes de nuestra vida.

Pasamos más tiempo inmortalizando nuestras experiencias con los niños que disfrutando de ellas. Te contamos por qué debemos vivir el momento con los hijos y no dedicar tiempo a inmortalizarlo.

La razón de que debamos vivir el momento con los hijos en vez de inmortalizarlo

Recuerdos con los niños

Hemos integrado, como sociedad, hacer exhibicionismo de nuestra vida y con ello mostrar también momentos que deberían pertenecer al ámbito íntimo o privado

Nos han hecho creer que todo tiene que estar digitalizado, por ello hemos pasado los álbumes de nuestro padres a formato digital, los vhs etc…  El hecho de que ahora todo se digitaliza parece que estamos más preocupados de tener las cosas en el móvil que de disfrutarlas.

Esta realidad no nos permite disfrutar de los momentos, de sentir las experiencias, como si el hecho de dejarlas grabadas o fotografiadas hiciera que lo disfrutemos igual cuando lo veamos en un futuro.

No nos damos cuenta que si disfrutamos de los recuerdos es porque los vivimos intensamente, porque nos dejó una huella emocional. Si ante un suceso importante, estamos más pendientes de grabar que de experimentarlo o vivirlo, jamás conectaremos con la emoción en el futuro cuando lo recordemos. El valor de los recuerdos no es la calidad de la imagen o la grabación, sino la huella emocional que te dejó.

Desde aquí hago una reflexión que para mi es importante, y es que los verdaderos sentimientos y lo que realmente importa en nuestras vidas como son los sentimientos no se pueden digitalizar.

No se puede grabar a lo que olía nuestra infancia, del mismo modo que no se pueden digitalizar esos momentos con nuestros padres cuando nosotros éramos pequeños, ni tampoco el primer beso que dimos a nuestros hijos, o nuestro primer beso de amor…..

Deberíamos vivir más el momento emocional que nos toca, más que el hecho de inmortalizar cada una de las situaciones. Y digo esto, porque cuando acudes a algún acto de los hijos, sea cual sea, los padres están más pendientes de grabar y hacer fotos, incluso llegan a discutir con otros padres por los mejores sitios, que el hecho de disfrutarlo y saborearlo.

Mi recomendación:

Inmortaliza momentos emocionales, cuando haya un momento fundamental en tu vida no busques inmortalizarlo, si no busca a qué huele, que sientes y enseña a tus hijos a hacer lo mismo. Busca que la huella emocional te acompañe….