La historia de adopción de una niña que te romperá el corazón

Una enfermera adopta a un bebé que estuvo 5 meses ingresada en un hospital sin recibir visitas

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

Llorar nunca es malo, pero cuando además se hace de emoción y de alegría parece que sana hasta lo más profundo del corazón. Esto es lo que me ha pasado tras enfrentarte a escribir este post, la historia de adopción de una niña que me ha roto el corazón. Aquí no hay peligros, ni riesgos, ni miedos, ni amenazas, solo una maravillosa lección de vida de las que todos los que vivimos en este mundo de locos podemos aprender algo. 

La bonita historia de adopción de una niña con la que llorarás

historia de adopación de una niña

"¿Quién es este precioso ángel?" se preguntó Liz Smith la primera vez que vio a Gisele. Liz Smith es la directora de enfermería de un hospital en Brighton, Massachusetts, cerca de Boston (Estados Unidos). Hace unos dos años, se "obsesionó" con uno de sus pacientes: una bebé de cinco meses que permanecía ingresada en su centro hospitalario sin recibir ni una sola visita. 

Gisele fue prematura. Nació en su semana 29 de gestación, pesó poco más de un kilo y sufría abstinencia neonatal, ya que su madre era consumidora de drogas y alcohol. Liz se enteró de la existencia de esta pequeña un día que vio cómo una compañera la llevaba a hacerla una prueba. Desde entonces, Liz iba continuamente a jugar con ella, mientras sabía que desde el Estado estaban buscando un hogar para esta princesa de ojos azules. 

La idea de que esa bebé se fuese lejos de su vida angustiaba cada noche a Liz, pero era una realidad que podía pasar. "Recuerdo ciertas noches, una en particular, cuando ella estaba enganchada a la alimentación y yo estaba caminando junto al espejo y pensé en perderla", explica Smith.

El Estado habló con los padres biológicos, que comenzaron a visitar a la pequeña e, indirectamente, a separarla de su ángel de la guarda. "Me sentía mal. No puedes amar solo un cierto porcentaje. Tienes que darlo todo", confiesa entre lágrimas.

El destino de ser madre 

Cuando las visitas de los padres de Gisele empezaron a disminuir, quedó claro que el siguiente paso sería la adopción por parte de Smith. "Cuando recibí la llamada de que los derechos de los padres habían sido cancelados, me imaginé que sería un día de alivio", dijo Smith, que añade. "Pero fue un día en el que estuve muy triste. Estaba muy feliz, pero apenada por ellos. Mi ganancia era la pérdida de ellos. Me ponía en el papel de esa mujer y se me ponía la piel de gallina: tratar de luchar contra la adicción y ser madre, ¡eso es imposible!".

Liz siempre quiso tener hijos, pero sus problemas de fertilidad hicieron que su sueño se viese retrasado, o quizás fue el destino que le tenía preparada esta gran sorpresa, ¡quién sabe! Lo cierto es que estas dos mujeres se han hecho uña y carne

La pequeña Gisele tiene aún problemas de salud, pero los besos, abrazos y el cariño de su madre curan lo que cualquier medicamento no puedo hacer. "Tiene un tubo de alimentación donde todavía recibe la mayor parte de su nutrición, pero aparte de eso, los médicos dicen que va muy bien", dijo Smith. "No pueden creer los avances que ha hecho y lo saludable y fuerte que es. Su capacidad de recuperación me inspira y todos los días me sorprende".