Qué puedo hacer para que mis hijos acepten a mi nueva pareja

Cómo tener una buena relación de los hijos con los padres putativos

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Este quizás es uno de los temas más delicados a los que se enfrentan las familias monoparentales con hijos de una pareja anterior. Cada vez se dan más casos de separaciones donde hay hijos en común y en edades más tempranas, cuando los niños son pequeños o en la adolescencia.

En ocasiones, los padres quieren comenzar una nueva vida en pareja, pero esto es algo que no resulta fácil para nadie: ni para nuestra reciente pareja, ni para los niños.

¿Qué puedo hacer para que mis hijos acepten a mi nueva pareja?

Te explicamos varias pautas que deberás seguir para que los niños acepten a sus nuevos padres putativos.

Cómo conseguir que mis hijos acepten a mi nueva pareja

Qué puedo hacer para que mis hijos acepten a mi nueva pareja

Cada caso es un mundo. Hay familias monoparentales donde no hay padre o madre, familias donde uno de los padres ha fallecido, aunque, en la inmensa mayoría de los casos, se trata de parejas jóvenes con hijos que se separan y se vuelven a enamorar al poco tiempo.

Hay que entender que estas nuevas parejas suponen una intromisión para la vida diaria del niño, quien está acostumbrado a tener a su padre o madre en exclusiva. Los niños creen que esta nueva persona que se incorpora a la familia está invadiendo su espacio y “le está robando” el tiempo y el amor que su padre le dedicaba a él y a sus hermanos. Así que no resulta extraño que intenten acaparar toda la atención de su progenitor, intentando dejar de lado, y muy claro, que esta nueva incorporación no es bienvenida y es ajena a la estructura familiar. De esta manera, la nueva pareja se siente amenazada por el niño y termina sintiendo unos celos irrefrenables que siempre acaban mal.

¿Qué podemos hacer para que esto no ocurra?

1- Pregúntale su opinión. Primero habla a tus hijos de que has conocido a alguien que te gusta. Intenta presentarlo como alguien amable y bueno que te hace la vida más feliz y expresa tus sentimientos, pero deja también que el niño opine. Pregúntale qué le parece esta nueva relación y cómo se siente al respecto. Si el niño se opone desde el principio, sin conocer siquiera a la persona, sabrás que el rechazo no es personal sino por la situación en sí. Debes hacerle ver que su opinión es importante para ti, y que sin su ayuda nunca podrás volver a tener una pareja. Hazle partícipe de tus emociones y no le mantengas al margen de la relación.

2 - Después de un tiempo hablando de tu nueva pareja al niño, pregúntale si quiere conocerla. Hazle ver que le va a gustar, que juntos podéis hacer muchas cosas, y que podrá ser un buen apoyo para vosotros.

3- Habla con tu pareja, debe entender la situación del niño, y hazle comprender que si quiere una buena relación familiar en el futuro debe ser respetuosa, cariñosa con el niño e ir despacio. Debéis estar de acuerdo en cómo presentaros ante él. Es bueno que en las primeras citas el niño sea el protagonista del encuentro. Que habléis con él y os portéis con normalidad, pero sin excesivos cariños entre vosotros para que no sienta celos desde el principio.

4- Tu pareja debe mostrar interés por el niño, hablar con él, preguntarle por sus cosas, mostrarse como una nueva amiga/o, nunca como un sustituto de su madre o padre. Los padres deberán de dejar espacio para que la nueva pareja y su hijo empiecen a conocerse y creen vínculos mutuos, ya que para el adulto también es una relación complicada. Gánatelo haciendo algo especial por ellos, como llevarle al cine, comprarle un helado, o jugando con él un rato. Hay que tener en cuenta que cuanto más mayor sea el niño, especialmente si se encuentra en la adolescencia, será más complicado conectar con él.

5- Nunca debemos regañarle porque se sea tosco o tímido con nuestra pareja. No hay que forzarle a que haga cosas que no quiere. Debemos ser comprensivos y tener paciencia infinita. Tarde o temprano comprenderá que esa persona es importante para ti.

6- La nueva pareja nunca debe ponerse a la altura del niño y discutir sus malas contestaciones. Al principio deben ser los propios padres los que rectifiquen una actitud que pueda resultar incómoda o de falta de respeto, a ser posible en un lugar apartado y sin que la nueva pareja esté presente. Pero no debemos regañar, sino simplemente hacerle comprender que eso no está bien y que puede hacer daño con sus  palabras o mal comportamiento.

7- Poco a poco puedes ir normalizando la relación con más visitas, más salidas en común e incluso con visitas a vuestra casa. Tu pareja debe mostrar interés y entusiasmo por que el niño le enseñe su casa y su habitación, y sea él el que cuente cómo funcionan las rutinas de la familia. Nunca le dejéis de lado, ni le dejéis fuera de vuestras conversaciones, por lo menos al principio. Después, poco a poco, cuando el niño se de cuenta de que tu pareja no representa ninguna amenaza para él, podréis ir ganado intimidad.

8- Debéis poneos de acuerdo en la manera de actuar con el niño, ya que si no tendréis desacuerdos que podrán terminan en discusiones y eso provocará una ruptura en la nueva estructura familiar. Trabajad en equipo y, cuando el niño esté preparado, podrás anunciar la buena noticia de que os vais todos a vivir juntos.

Es importante durante todo el proceso que nuestra nueva pareja entienda que esta es una situación delicada, que no tenga celos en ningún momento del niño y se comporte como una persona adulta tomando las riendas de la situación y no enfadándose, ni traicionando la confianza del niño en ningún momento. Esta es la clave principal del éxito de que el niño acepte a nuestra nueva pareja.

Puedes leer más artículos similares a Qué puedo hacer para que mis hijos acepten a mi nueva pareja, en la categoría de Relación de pareja en Guiainfantil.com.