Cuando los padres usan a los hijos como chantaje tras una separación o divorcio

Cuáles son las terribles consecuencias del Síndrome de alienación parental para los niños

Jimena Ocampo Lozano

Lo ideal es que tras una separación o divorcio, los hijos se mantengan al margen y protegidos frente a posibles disputas de la pareja. Sin embargo, en muchas ocasiones, no es así, y una de las partes (o las dos) terminan utilizando a los hijos como moneda de cambio o como chantaje afectivo. 

Te explicamos qué ocurre cuando los padres usan a los hijos como chantaje tras una separación o divorcio para hacer daño a la pareja, y cuáles son las terribles consecuencias del Síndrome de alienación parental para los niños.

Te contamos qué ocurre cuando los padres usan a los hijos como chantaje tras una separación o divorcio

Síndrome de alienación parental

La ruptura de un matrimonio es una situación muy estresante para la familia. Y aunque no debería ser así, en muchísimas ocasiones ocurre que alguno de los progenitores (o ambos), utilizan a los hijos como medio de chantaje frente a su pareja. El problema es que, aunque el objetivo de esto es el de hacer daño al otro progenitor, las consecuencias terminan por repercutir irremediablemente sobre el niño. 

El niño al ser utilizado como chantaje afectivo frente al otro progenitor, termina por sufrir el llamado Síndrome de alienación parental, que se caracteriza por: 

- El niño sufre una mayor inseguridad, sobre todo una falta de seguridad en sus progenitores, que son los que se supone que tienen que cuidarle y protegerle. 

- El niño toma partido por uno de los progenitores, que suele ser el más 'victimizado' en la separación. Es decir, el que se queda con toda la responsabilidad, porque el otro progenitor no quiere hacerse cargo de nada, ni quiere hacer caso al niño o cuidarle... 

- Ambos progenitores involucran al niño en su situación emocional y le lanzan mensajes en contra del otro progenitor, con la intención de formar en el niño una 'mala imagen' de su pareja. Por ejemplo, cuando uno de ellos le dice al niño: 'Tu mamá o tu papá no ha querido venir a recogerte al colegio porque no se quiere ocupar de ti'...O bien: 'Papá o mamá no te han llevado a tu partido de fútbol porque debe ser que tienen cosas más importantes que hacer'.  

- El niño al final puede tomar partido por uno de los dos progenitores, hasta el punto de llegar a no querer ver al otro progenitor.

Con todo esto estamos produciendo en el niño un profundo daño a nivel emocional, lo que también va a afectar a su salud y a su desarrollo. Lo que tenemos que procurar siempre en una situación de separación o de divorcio, aunque sea una situación terriblemente para nosotros como adultos, debemos intentar dejar al niño al margen, por muchas discusiones que hayamos tenido, ya que ante todo se trata de preservar el bienestar del niño.

Cómo proteger al niño del Síndrome de alienación parental

Para no caer en el Síndrome de alienación parental, en caso de separación o divorcio debes intentar: 

- No insultar nunca a tu pareja delante de tu hijo.

- No utilizar a tu hijo frente a tu pareja para exigir nada.

- Intentar mantener las rutinas de tu hijo.

- Intentar mantener al niño al margen a la hora de tomar decisiones importantes en pleno proceso de separación o divorcio.