Esto es lo que pasa si educas a tu hijo con chantajes. Por qué evitarlo

Claves que te ayudarán a utilizar otras técnicas en la educación de tus hijos

Claudia Johana Mesa Córdoba

El amor que los padres sienten hacia sus hijos se podría decir que es el amor más puro que un ser humano puede sentir. En ti solo está el dar y lo único que esperas de ellos es que sean felices. Por eso, cuando educas a tu hijo con chantajes le estás inculcando un mensaje que dista de lo que en realidad quieres trasmitir. Los niños son más felices cuando les educas en positivo, cuando aprenden que el amor es gratis y que hagan lo que hagan son merecedores de tenerlo.

Terribles consecuencias de educar a tus hijos en el chantaje

crianza con y sin chantajes

Educar a un niño con chantajes no es otra cosa que querer que hagan lo que quieres a cambio de premios que pueden ser materiales, de atención y amor. Pueden sonarte cosas como por ejemplo, ‘si recoges tu habitación, jugaremos un rato’, ‘si te portas bien, te doy un chuche’, ‘si te comes todo, podrás ver la televisión’…

Los padres hacen malabares para conseguir que sus pequeños hagan lo que ellos piensan es lo mejor para sus pequeños y, aunque es evidente que esto se hace por el amor que sienten por ellos, también juega en su contra. Llegará un momento que los premios se convertirán en hábitos que a la larga no les beneficiarán. Si educas a tus hijos con chantajes, se convertirán en grandes negociadores difíciles de complacer. Sin darte cuenta, serán ellos los que te chantajearán a ti.

Es un reto conseguir que los niños te hagan caso, que se coman la comida, que tengan buenos modales, que recojan sus juguetes, que se duchen sin protestar… Saber que puedes recurrir al chantaje, que está a tú disposición y que además será efectivo (a corto plazo) es muy tentador, ¿verdad? Sin embargo, debes ser fuerte y fomentar una educación positiva basada en el amor incondicional, en el que se da sin esperar nada a cambio y cada miembro del hogar se fortalece siendo responsable.

Si educas a tus niños con chantajes, les enseñas que para obtener algo siempre necesitan dar algo a cambio y que cuando no dan no reciben. Un niño que se le educa de esta forma no solo entiende que es así en lo material, sino también el amor, merecimiento y en su valía. Esta es una de las causas por las que muchas personas son infelices: piensan que para tener amor, tienen que sacrificarse y aguantar situaciones que no desean, porque se genera en ellos la creencia de que no son merecedores de amor y se confunde por completo el concepto de amor incondicional.

Claves para educar a tus hijos sin chantajes

educar sin chantajes

¿Sabías que educa con disciplina positiva fomenta los buenos hábitos sin chantajes? ¡Aquí te dejo 8 claves que te pueden ayudar!

1. No escatimes en felicitaciones
Siempre es un buen momento para reconocer sus avances y buen hacer. Felicita los buenos comportamientos, la forma de expresarse, cómo gestiona sus emociones e incluso su lenguaje no verbal.

2. No des importancia a los malos comportamientos
Ignora los actos incorrectos y habla lo justo y necesario. Cuanta más importancia les das, más se instaura. Por ejemplo, si ya has hablado con él sobre un mal comportamiento. En el caso de querer hablarlo con el otro progenitor, hazlo en privado.

3. No des, ni pidas nada a cambio de amor
Evita actitudes que aunque son inocentes rompen el concepto del amor. Por ejemplo, ‘si me das un beso, te doy un caramelo’.

4. Explica lo que esperas de ellos
Con el trabajo y poco tiempo puede que pases por alto explicar a tus hijos lo que esperas de ellos ante situaciones diferentes. Por ejemplo, si el niño no ha asistido a un evento tipo boda, bautizo o comunión, explica que esperas de él ante la nueva situación.

5. Cumple lo que dices
Si adviertes a tu hijo sobre algo que harás ante un mal comportamiento, después sé consecuente y llega 'hasta el final'. No cedas, es importante que el niño vea congruencia y autoridad.

6. No emplees tu afecto como castigo
No le amenaces, ni le cohibas de tu amor como castigo.

7. No hagas caso a las llamadas de atención que vayan acompañadas de actitudes negativas
El niño debe tener claro que tendrá tu atención cuando esté en calma y puedas comunicarte con él.

8. Fomenta el lazo familiar
Escucharles, preocuparte por sus gustos y aficiones y compartir tiempo con ellos hará que el lazo familiar se fortalezca. Es la clave para que tu pequeño confié en ti y atienda a tus recomendaciones en los malos momentos.

Puedes leer más artículos similares a Esto es lo que pasa si educas a tu hijo con chantajes. Por qué evitarlo, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.