Colechar con el bebé cuando tienes una nueva pareja

Dormir con el bebé si has iniciado una nueva relación

Sofía Gil Guerrero
Sofía Gil Guerrero Psicóloga General Sanitaria

El colecho o dormir con el bebé en la misma cama es un tema del que hemos hablado en más de una ocasión en Guiainfantil.com, ya que que suscita mucho interés al haber muchos argumentos a favor de esta práctica y muchos argumentos en contra de la misma. La comunidad científica respeta la práctica de colecho pero, por lo general, no la recomienda. ¡Es un tema muy controvertido!

Además, la situación se complica aún más cuando los padres están separados o divorciados y han iniciado una relación nueva con otra persona. En estos casos, ¿es bueno que el bebé continúe durmiendo en la cama de matrimonio con su madre y su nueva pareja? ¿se debe colechar con el bebé cuando tienes una nueva pareja?

Tengo una nueva pareja, ¿debo dejar de colechar con el bebé?

Colechar con el bebé si tienes nueva pareja

Lo más recomendable es que el bebé no comparta cama con sus padres hasta que al menos no tenga 20 semanas ya que existen muchos riesgos para la salud del bebé.

Pero, si además tenemos una nueva pareja es aún más recomendable que el bebé no comparta cama con la pareja. Y, que solo comparta cama con los adultos durante el momento de lactancia o en momentos muy puntuales. Seguidamente, ofrecemos argumentos a favor:

- La relación de pareja puede verse deteriorada por la falta de intimidad. 

- Si tenemos una nueva pareja es posible que ésta no haya establecido aún ningún vínculo emocional con nuestro hijo, por lo que probablemente no apoye esta práctica y le genere malestar o incomodidad compartir cama con el bebé.

- La calidad del sueño del bebé y la de los adultos que comparten cama con él puede verse disminuida.

- El sueño del niño puede verse interrumpido durante la noche como consecuencia del calor, los movimientos, ruidos, tos o ronquidos que emiten los adultos con los que comparte cama. Practicar el colecho favorece que el bebé tenga con mayor probabilidad un sueño superficial y con interrupciones.

- Dormir con el bebé aumenta en 5 los riesgos de muerte súbita del lactante. El aplastamiento o asfixia durante la noche es posible si dormimos con los bebés en el mismo espacio. Y, esto puede ocurrir con mayor frecuencia si uno de los adultos con los que se comparte la cama no está acostumbrado a esta situación y, por lo tanto, seguramente no sea tan precavido durante la noche. 

- Compartir cama con el bebé y la nueva pareja que tenemos es una situación nueva que implica que las tres personas tienen que adaptarse a ella, sobre todo la persona que por primera vez se enfrenta a esta práctica. Esto puede generar estrés en la madre, en el bebé y en la nueva persona con la que hemos empezado una relación.

En resumen, si hemos iniciado una relación con una nueva persona lo más recomendable es que el bebé duerma en una cuna independiente. Esta cuna puede estar situada a nuestro lado para que nos resulte más fácil darle de mamar y supervisarlo durante la noche. Pero, así el bebé tendría su propio espacio y la pareja podría disfrutar de mayor intimidad. De esta manera es más improbable que el sueño del bebé y de la pareja se vea alterado.