Quiche de puerros, cebolla y queso de cabra. Una receta francesa

Te enseñamos a preparar una quiche de puerros con cebolla y queso de cabra

Vilma Medina

¿Has intentado elaborar un quiche en casa? La quiche es una popular tarta salada de la cocina francesa que está cada día más de moda. Se puede prepararla de mil y una maneras, según los gustos de cada uno.

En esta ocasión, Guiainfantil.com nos propone hacer una quiche de puerros, cebolla y queso de cabra. Una receta crujiente y cremosa a la vez. ¿Te apuntas?

La quiche es, además, un plato muy fácil de hacer. Es estupenda e ideal para comer como aperitivo, pinchos, entrada o como plato único en una cena.

Ingredientes:

  • 1 lámina de masa brisa o masa quebrada
  • 5 puerros grandes
  • 1 cebolla
  • 200 gr. de queso de cabra
  • 4 huevos
  • 200 ml. de nata (o crema de leche) líquida
  • 2 cucharadas de queso rallado parmesano
  • Sal, pimienta molida y mantequilla o margarina para untar

10 pasos de cómo preparar una quiche de cebolla y queso:

receta de quiche de puerros

1- Abrir la masa brisa y extenderla sobre una fuente redonda, previamente untada con mantequilla o margarina.

2- Pinchar toda la superficie de la masa con un tenedor para evitar que se abulte al asarla.

3- Llevar la fuente al horno precalentado a 180 grados. Dejar que se ase por unos 10 minutos o hasta que se nota la masa algo dorada.

4- Mientras tanto, en una sartén con un poco de aceite, poner a freír los puerros y la cebolla cortados en rodajas. Cuando tengan el aspecto transparente, quitarlos del fuego y reservarlos.

5- En un bol, batir los huevos, la nata o crema de leche, el queso rallado, sal y pimienta. Mezclar todo muy bien.

6- Enseguida, añadir la cebolla y el puerro sofritos. Mezclar todo bien.

7- Retirar la masa del horno y cuando esté fría, verter sobre su superficie la mezcla anterior.

8- Cortar el queso de cabra en lonchas gruesas y disponerlas por encima de la quiche.

9- Volver a meter la quiche al horno de 30 a 40 minutos o hasta que se cuaje y dore.

10- La quiche se puede servir caliente, templada o fría, y acompañada de una ensalada de tomates o de lo que más les gusten a los niños.

¡Buen apetito!