El exitoso método para calmar el llanto del bebé por las noches

Conoce la técnica de Harpey Karp para que tu bebé duerma más tiempo por las noches

Lidia Nieto
Lidia Nieto Editora Jefe

El llanto del bebé es algo que perturba mucho a los padres, pero es algo inevitable y, hasta necesario, ya que es la única forma que tenemos de comunicarnos con el bebé. A través del llanto sabemos si el niño tiene frío o calor, si está hambriento o si ha mojado el pañal o se ha hecho casa. Pero, ¿qué hacer cuando el lloro es constante e incontrolable? ¿Cómo calmar el llanto del bebé por las noches?

5 pasos para calmar el llanto del bebé por las noches

El exitoso método para calmar el llanto del bebé por las noches

El llanto del bebé altera al pequeño y desespera a los padres. Este llanto suele ocurrir generalmente a última hora del día, cuando el niño está más cansado. Puede que hasta tenga sueño, pero no puede dormir de lo alterado que se encuentra. ¿Qué tenemos que hacer en estos caos? Tranquilizarle y calmar su llanto. 

Para ello, en esta ocasión, te vamos a hablar del método de pediatra estadounidense de Harpey Karp, que consiste en intentar reproducirle al bebé el ambiente que tenía en el útero materno y que le permitía estar relajado y dormir mejor.

Karp explica que esta situación de alteración se debe a que los bebés nacen 3 meses antes de que lo hacen otros mamíferos como los caballos o los elefantes, y eso hace que se sientan indefensos. Más tiempo en el vientre de la madre podría ser su solución, pero como eso no es posible, el pediatra ha ideado este método inspirado en las madres que viven en el desierto de Kalahari.

- Arroparle para que esté sujeto
Para envolverlo correctamente, envuelva los brazos ajustados, directamente hacia los lados, pero deja que las caderas se aflojen y puedan flexionar. Usa una manta cuadrada grande, que cubre la parte de atrás de la cabeza del bebé. Muy importante: los bebés no deben permanecer envueltos todo el día, ¡¡¡¡solo durante el momento en el que queramos calmarles o que vayamos a dormirles!

- Acostar el bebé en posición lateral y/o estomacal
Para evitar la muerte súbita, se recomienda que los bebés duerman boca arriba o de lado, pero nunca boca-abajo. En cambio, para calmar un posible llanto del bebé por cólicos o por otra circunstancia cualquiera, colócalo sobre tu brazo en esta posición. Que tu mano toque su carita o, bien, su estómago.

- Emitir sonidos suaves
Al contrario de lo que muchos padres creen, los bebés no necesitan silencio total para dormir. En el útero, el sonido del flujo de la sangre se percibe como un silbido más fuerte que una aspiradora, de ahí que los padres desesperados pongan este electrodoméstico para intentar dormir al bebé. Otros, en cambio, con el bebé en brazos, se colocan cerca de la lavadora o de la campana de la cocina. Y, otra solución más sencilla que nos da Harpey Karp, emitir ruidos suaves del tipo de shhhhh...

- Mecerlo
¿Recuerdas cuando estabas embarazada? ¿Cuál era el momento en el que el bebé estaba más inquieto y acelerado? Por la noche, cuando tú permanecías más tranquila; en cambio, por el día, tu actividad constante le mantenía dormido, relajado y tranquilo. El balanceo lento es perfecto para mantener tranquilos a bebés que, de por sí, son calmados. Los movimientos rápidos y pequeños, por su parte, son geniales para calmar el llano del bebé y conseguir dulce sueños.

- Succión
Por último, se sabe que la succión relaja mucho a los pequeños, ya sea a través de la lactancia materna, del uso del chupete o del propio dedo del bebé. Para mantener al bebé relajado, se aconseja que al final de todo este proceso haya un breve período de contacto piel con piel y de ofrecerle el pecho o, los que lo usen, se le ponga el chupete. De esta forma, alargará el estado de relajación y dormirá más tiempo por la noche.

Consejos para aplicar este método de Harpey Karp

¿Preparada para comenzar a poner en práctica este exitoso método para calmar el llanto del bebé y, con el que según dice su creador, el niño dormirá entre una y tres horas extras cada noche? Aquí van unos consejos extras para garantizar el éxito del mismo:

- Comenzar a hacerlo cuando el bebé tenga una o dos semanas de vida.

- Nunca utilizar una manta gruesa para envolverlo ni abrigarle mucho.

- La práctica de envolverlos solo se debe hacer hasta los cuatro meses, momento en que los pequeños comienzan a voltearse solos.

- Realizar esta rutina durante una o dos semanas, a partir de ese momento comenzarás a notar resultados.

Sin duda un método que tranquilizará y calmará al bebé y que, hará que sus padres ¡sean más felices!