Educar a los niños para que sean libres

Alvaro Leal

La felicidad plena de los padres llega cuando observan la evolución de su hijo hasta convertirse en una persona libre y autónoma. Cuando el hijo alcanza cierta libertad para no depender de la compañía paterna o materna, los padres tienen la sensación de haber actuado de forma correcta. Pero para ello, hay que educar a los niños desde edades muy tempranas y adentrárles en la socialización.