Patinaje: niños sobre ruedas

Una actividad recreativa que ayuda a desarrollar el equilibrio y la armonía corporal

El patinaje es un deporte que nunca pasa de moda. Según la Real Academia de la Lengua, patinar es "deslizarse o ir resbalando con patines sobre un pavimento duro, llano y muy liso, o sobre el hielo". El patinaje es, pues, una actividad recreativa al mismo tiempo que un deporte que ayuda a desarrollar el equilibrio y mantener la armonía corporal a través de sus movimientos y ejercicios.

El patinaje y los niños

Patinaje para niños

El patinaje es una buena técnica que puede ayudar a los niños a que se familiaricen con el desplazamiento sobre los patines y desarrollen variados movimientos sobre ruedas. Existen dos tipos de patines sobre ruedas:

- Por un lado está el típico patín de cuatro ruedas de goma dispuestas de forma paralela sobre los ejes.
- Por otro lado está el patín de línea, conocido como roller blades o rollers, formado por tres o cuatro ruedas de goma en línea recta sobre un mismo eje.

También existen los patines que en lugar de ruedas utilizan una cuchilla situada sobre un eje. Éstos son especiales para el hielo.

Cómo empezar a patinar

Si a tu hijo le gusta subirse en los patines y deslizarse por el pavimento, puedes apuntarle a clases de patinaje para que coja más seguridad y domine mejor su equilibrio. El objetivo de las clases de patinaje, aparte de estar basadas en ejercicios y juegos para conseguir enseñar y entretener a los niños, es que los pequeños aprendan habilidades básicas del desplazamiento y vayan adquiriendo equilibrio y destreza para cambiar de dirección, patinar con obstáculos – slalom -, participar en carreras y aprender algunas posturas básicas del patinaje artístico. Por lo general, los niños pueden empezar a patinar desde los 4 años. Los grupos o categorías suelen ser niños de 4 a 6 años, de 7 a 12 y a partir de los 12 años.

Beneficios del patinaje para los niños

El patinaje es una experiencia saludable y amena pero, mas allá de eso, una de las enseñanzas más importantes es aprender a caer para evitar lesiones graves. Entre los beneficios que proporciona el patinaje podemos resaltar:

- Activa la circulación sanguínea.
- Potencia y fortalece a los músculos de las piernas.
- Permite adquirir gran equilibrio.
- Desarrolla la concentración y el control del aprendizaje.
- Quema calorías.
- Mejora la resistencia física.
- Fortalece el pulmón y el corazón.

Cuidados sobre ruedas

Para que los niños se desplacen con seguridad y no pierdan la confianza, es necesario seguir algunas pautas de precaución en la práctica de este divertido deporte:

- Utilizar casco especial, homologado y bien ajustado, como prevención de golpes en la cabeza cuando se caigan.
- Utilizar rodilleras así como coderas para proteger las articulaciones.
- Utilizar muñequeras para evitar fracturas o dislocación de la muñeca. Una protección en la palma de la mano puede resguardar al niño ante posibles caídas.
- Evite patinar en superficies irregulares, que tengan piedras, agujeros, palos, aceites, arena o agua.
- No se debe patinar en calles o carreteras.
- No se debe sujetar en coches o bicicletas al correr en patines.
- Lleva ropa cómoda pero resistente.

Fuentes consultadas:

- Salud y Medicinas. México
- Escuela oficial de Patinaje en línea. Barcelona
- Comfama.com