Adornos para el árbol de Navidad

Decora el árbol de Navidad con adornos más originales y personificados

El árbol de Navidad es un elemento de decoración que no falta en los hogares en Navidad y junto con el Belén, es la decoración navideña más utilizada.

Para llenarlo de colorido y variedad, cada año la moda marca tendencia y de los tonos rojos, pasamos a los dorados y de los dorados a los tonos plata y de los plata a los blancos y así cada año renovamos los accesorios para conseguir un árbol navideño distinto y más bonito que el año anterior.

Personaliza tu árbol de Navidad

Adornos para el árbol de Navidad

La participación de los niños en la decoración del árbol es lo más interesante de su montaje, ya que les ilusiona y ellos convierten la experiencia en un momento especial lleno de ilusión y de esperanza.

En España, el árbol de Navidad tiene para los niños una simbología muy característica, ya que en la noche de Reyes, los Magos de Oriente suelen dejar los regalos a los niños a los pies de este abeto luminoso y colorido.

Si quieres decorar tu árbol de Navidad de una forma original, puedes personalizar tu abeto con unas ideas muy sencillas y divertidas.

A continuación, no pierdas detalle de algunas de nuestras sugerencias:

Galletas de sal. Utilizando pasta de sal se pueden crear figuritas de Navidad como campanas, estrellas, Reyes Magos, Papá Noel, lazos, etc.

Para preparar la masa es necesario mezclar 300 gramos de sal, con 300 gramos de harina, una cucharada de aceite y agua.

Una vez esté lista, usa moldes de dibujos navideños para hacer las galletas como más te gusten.

No olvides hacer en la parte de arriba de cada pieza, un pequeño agujero por donde pasarás el hilo con el que se colgará la galleta en el árbol.

Y después de unos minutos en el horno, ya tendrás listas tus galletas de Navidad de sal. Sólo tienes que colgarlas con una cinta o lazo de tu árbol.

Bolas brillantes. Pinta algunas bolas de cartón o de corcho blanco, de unos 7 u 8 centímetros de diámetro, con pintura acrílica del color que más te guste.

Una vez que se hayan secado, corta un cuadro más grande que la bola de papel en papel celofán del mismo color elegido y envuelve la esfera en el papel y enrolla el extremo del papel para cerrarlo.

Cuando ya esté acabada la bola navideña, ata el papel con un hilo y pégalo para que no se desarme. Y cuando todo esté bien seco y unido, recorta el papel sobrante para que no queden picos. Ya tienes lista una bola de Navidad para que la cuelgues en el árbol.

Estrellas de plata para la Navidad. Hacer estrellas de oro es tan sencillo como dibujar y recortar una estrella de cartón amarillo. Dentro de esa estrella se dibuja otra y se pintan las dos con cola blanca.

Antes de que la cola se haya secado, extiende purpurina de color oro por la estrella central. Una vez esté seca, se agita la estrella para eliminar la purpurina sobrante. La misma operación se repite en ambos lados de la estrella de Navidad. Y, para acabar, en una de sus puntas hay que hacer un pequeño agujerito para poder poner un hilo y colgarla en el árbol de Navidad.

Piñas brillantes. Aprovecha la época de otoño para recoger algunas piñas. Para poder utilizarlas, es necesario limpiarlas con un paño seco, quitando los restos de tierra o de hojas que puedan tener.

Una vez tengas listas las piñas, píntalas de color plata u oro utilizando pintura en aerosol hasta cubrirlas por completo y ponlas a secar. Ya tienes listas tus piñas brillantes de Navidad, sólo falta que las ates un hilo en su base y las cuelgues de tu árbol.

Campanas de plata. Para fabricar campanas de plata navideñas, reúne algunos envases usados de yogures pequeños. Cuando los tengas limpios y secos, envuelve cada envase en papel de aluminio. Posteriormente, cose un hilo en la base del envase con la ayuda de una aguja, y ya tienes la campana lista para que cuelgue de las ramas de tu abeto.

Lazos de colores. Para dar un toque de color al árbol de Navidad puedes colgar unos lazos de colores. Puedes hacerlos con cinta de raso de color rojo o verde, o incluso con cintas de color plateado, dorado, a rayas, cuadros o rombos. En este caso, la imaginación es la protagonista.