Dónde y cómo deben estudiar los niños

El ambiente y la planificación son importantes a la hora de estudiar

Conseguir que nuestros hijos se esfuercen, se concentren, aprendan y consigan alcanzar sus objetivos en los estudios, no es una tarea tan fácil para ellos ni para sus padres.

Para que los niños tengan éxito en los estudios, básicamente es necesario que ellos dispongan de la capacidad intelectual necesaria para poder estudiar, que estén motivados, adquieran conocimientos durente su tiempo de estudios y sepan dominar hábitos de trabajo y estudio.

Ambiente de estudio para los deberes de los niños

Dónde y cómo hacer los deberes

El ambiente, entendido como el lugar donde el niño debe centrarse en sus deberes y en sus estudios cada día sin distracciones, es de fundamental importancia para que él consiga su objetivo. Una buena organización en función del tiempo y del ritmo de estudio, también es un importante ingrediente en la realización de sus tareas escolares. El niño, con la ayuda de los padres, debe planificar o programar el horario de estudio.

Con la intención de hacer que los padres, junto con sus hijos, conozcan algunas pautas sobre el ambiente y la planificación del estudio, GuiaInfantil.com brinda toda la información acerca del tema, que nos ha sido ofrecida por EDUPLA, Educación planificada, sobre técnicas de estudio para los niños.

Recomendaciones para conseguir un buen ambiente de estudio

- Habitación. El lugar de estudio debe ser siempre en el mismo para que no existan nuevos elementos de distracción cada vez que el niño va a estudiar o a hacer las tareas.
- Muebles. La habitación debe contar con algunos elementos básicos (mesa o escritorio y silla). Hay que tener a mano todo lo necesario.
- Serenidad. El ambiente del recinto debe ser silencioso (lejos de televisión, radio, teléfono y otros ruidos).
- Tranquilidad. El lugar debe permitir la concentración y la atención (evitar la presencia de elementos que puedan distraer).
- Ambiente. La habitación de los niños debe tener una ventilación y temperatura adecuada, así como una buena iluminación natural, si es posible.

Recomendaciones para planificar las sesiones de estudio

1. Organización. Para planificar el tiempo de estudio es necesario asignar un tiempo determinado a cada asignatura en función de su dificultad.
2. Planificación. Conviene elaborar un calendario, que se deberá seguir. Hay que intentar, en la medida de lo posible, conseguir los objetivos o metas propuestas. Ser constante en esta tarea creará un hábito muy importante de organización y de orden.

Dificultad Media
Descanso
Dificultad Alta
Descanso
Dificultad Baja
Descanso
60 min
10-15 min
90 min
15-20 min
30 min
5-10 min


3. Ritmo de trabajo. La planificación del estudio debe estar hecha a la medida de cada uno, a su ritmo de trabajo y aprendizaje. Debe tener en cuenta las circunstancias personales y las actividades complementarias. Para los primeros cursos de secundaria, diez o doce horas de estudio semanal, son suficientes.
4. Tiempo de descanso. Una buena planificación, además de dar cabida al estudio, debe reservar tiempo para el ocio y el descanso. Se necesita descansar un mínimo de 8 horas diarias.
5. Orden de prioridades. Hacer la lista de los trabajos diarios siguiendo el orden de los más urgentes a los menos y por orden de dificultad. Es decir, los más difíciles al principio, ya que el niño estará más despierto y fresco. Los trabajos deben intercalarse de forma variada. No se debe estudiar de manera seguida dos materias muy difíciles.
6. Flexibilidad y adaptación. Toda planificación debe ser flexible. Debe poder ajustarse a posibles cambios o a dificultades no previstas.

Fuente consultada:
Edupla, educación planificada.