Educar en valores. La perseverancia

La perseverancia debe ser un esfuerzo continuo

La perseverancia es un esfuerzo continuo, supone alcanzar lo que se propone y buscar soluciones a las dificultades que puedan surgir, un valor fundamental en la vida para obtener un resultado concreto.

Con perseverancia se obtiene la fortaleza y esto nos permite no dejarnos llevar por lo fácil y lo cómodo. El estudio siempre implica paciencia y perseverancia para su conclusión. Por esto es muy importante que los niños aprendan a ser perseverantes. Les brindará de estabilidad, confianza en sí mismos y madurez.

Aprender a ser perseverante

Niño aprende a andar en la playa

La perseverancia se aprende con ejemplos. Que los padres, así como los profesores del niño, le enseñen qué es ser perseverante a través de sus acciones. Lo lograremos si somos constantes en nuestras actividades y nos anticipamos a los obstáculos, si tenemos firmeza frente a las dificultades, si enfrentamos los retos sin miedo, con un compromiso pleno y decidido para cumplir con nuestra tarea, o la actividad que sea.

El niño puede aprender a ser perseverante

El niño puede aprender a ser perseverante en distintos ámbitos y lugares. Por ejemplo:

- En los estudios

- Con los deberes

- Con los problemas y dificultades

- Jugando, perdiendo o ganando

- Con sus ilusiones y metas

- Teniendo el apoyo de sus padres

- Sabiendo que puede aprender de las experiencias buenas y malas

- Percatándose de que vale la pena luchar por lo que se quiere

- Cuando tiene que cumplir una tarea para conseguir lo que quiere

- Teniendo en cuenta sus triunfos y éxitos

- Recibiendo la enhorabuena por sus buenas notas

- Identificando sus errores y sus fallos y buscando la forma de no repetirlos

- En sus participaciones en tareas de equipo

- Con la realización de un deporte

- Cuando recibes impulsos y estímulos de sus padres

- Haciendo manualidades

Fuente consultada: - Cuentos y canciones para compartir valores. Ed.de la Infancia

PROMOCIÓN
Cómo proteger al bebé de la rozadura del pañal

Con las altas temperaturas del verano surge uno de los problemas de piel más comunes en los bebés: la rozadura del pañal, un proceso inflamatorio agudo, localizado en el área cubierta por el pañal, que afecta a los niños de pocos meses de vida.