Cómo evitar los accidentes con niños y bebés

Consejos para la prevención de accidentes infantiles en casa

Las estadísticas demuestran que es en los hogares, donde niños y niñas de hasta 4 años sufren los accidentes en mayor medida. Los más frecuentes son las caídas, los golpes, cortes, quemaduras y ahogamientos. Los accidentes en los hogares constituyen uno de los puntos álgidos para los niños. Los niños no paran y hay que tener muchísimo cuidado, cualquier cosa puede ser peligrosa para ellos. Por ese motivo poner en marcha planes de seguridad en el hogar es fundamental para la seguridad de los niños.

Prevención de accidentes en la infancia

Consejos para evitar los accidentes en el hogar

Para un niño pequeño, los descuidos de los mayores son como un arma cargada. Quemaduras, cortes, caídas, asfixias, ingesta de productos tóxicos o medicamentos, descargas eléctricas, atropellos, accidentes de tráfico, pueden y deben ser evitados, si los padres y cuidadores actúan adecuadamente. Hay que enseñar a los niños acerca de los peligros y tratar de evitar que los juegos se transformen en un juego mortal. Hay que impedir a toda costa de evitar los accidentes infantiles. ¡Todo es poco para el cuidado de los más pequeños!.

1- Cuidados con los productos tóxicos y medicamentos

Hay que mantener siempre fuera del alcance de los niños: detergentes, lejías, tintes, pinturas y cualquier clase de medicamentos. Para ello, es recomendable guardar todos estos productos bajo llave, tratándose así que el pequeño pueda tener acceso a ellos. Lo mismo ocurre en cuanto a los insecticidas, colonias, cosméticos, etc. En ningún caso, se deben guardar este tipo de productos en frascos o botellas de refrescos, ya que los niños podrían confundirlos con lo que no es y les llamaría más la atención.

2- Evitar quemaduras en los niños

Asimismo, se debe evitar dejar al alcance de los niños cazos o sartenes con líquidos calientes. También hay que procurar que los mangos no sobresalgan. En cualquier caso, cuanto menos pisen la cocina, mejor. En cuanto a los sprays que tanto suelen utilizarse como productos del hogar, hay que extremar su uso, ya que son altamente inflamables. Por último, y muy importante, es vital tomar precauciones cuando los niños se expongan al sol, ya que ello puede causarles graves quemaduras. Por ello, hay que evitar una exposición de los niños al sol excesiva, pero sí que tomen el sol cuando van paseando, ya que ello le reporta numerosas vitaminas, siempre y cuando lo hagan con una crema protectora, recomendada por el pediatra.

3- Prevenir las asfixias infantiles

Los niños pequeños tienen mucha manía con llevarse todo lo que pillan a la boca. Por ello, es vital enseñarles que no se lleven nada a la boca y controlar todo aquello que los pequeños puedan tragarse. Por ejemplo, los juguetes, es importante prestar atención a esas piezas pequeñas que se pueden fácilmente desgarrar y que los niños en un descuido se pueden tragar. Hay que vigilarlos con suma precaución. Hay que tener cuidado con las bolsas de plástico, ya que no son ningún juguete para los niños y se pueden ahogar y por supuesto, jamás hay que dejarles solos en las bañeras o piscinas.

4- Cómo evitar las caídas de los niños y bebés

Hay que evitar que los niños jueguen en sitios peligrosos. Las terrazas, balcones y azoteas son muy peligrosas para los niños, no es un lugar de juegos indicado para los más pequeños, pero aún así, tienen que existir barandillas. Se debe comprobar bien los cierres de las puertas y las ventanas. Hay que impedir dejar a su alcance muebles u objetos que les permitan trepar. La cuna del bebé debe tener los barrotes muy juntos, a fin de que no pueda introducir la cabeza entre ellos. Aún así las caídas de los niños son frecuentes, sobre todo cuando empiezan a andar, pero esto es normal, ya que el pequeño todavía no tiene suficiente movilidad. Lo que sí que hay que impedir son otro tipo de caídas que pueden acarrear consecuencias graves para los niños.

5- Accidentes con objetos cortantes

Los cuchillos, tijeras y otros objetos cortantes deben estar siempre fuera de su alcance. De pequeños, hay que educarles que no se deben ni acercar a ellos, mientras tanto, ya que cuando sean más mayores y sean necesarios para comer, hay que enseñarles a utilizarlos bajo la atenta mirada de un adulto. También hay que observarles cuando jueguen con algún objeto que, al romperse, pueda cortarles.

6- Evitar las descargas eléctricas

Los aparatos eléctricos y cables deben estar bien protegidos con los sistemas de seguridad que existen actualmente en el mercado. Los enchufes, con toma de tierra y empotrados. Hay que enseñar a los niños a no tocarlos. Hay que evitar dejar los aparatos eléctricos encendidos (planchas, radiadores, estufas...) en lugares donde juegan niños.

7- Cómo evitar las quemaduras infantiles

Si en casa se dispone de una chimenea, hay que tratar de poner un muro de protección, impidiendo así, que el pequeño se acerque a ella para evitar quemaduras. Con la llegada del Invierno y el frío es habitual que existan en las casas estufas, braseros y lumbres, pero éstas se deben quedar fuera del alcance de los niños. Hay que impedir que el niño juegue con cerillas, mecheros o líquidos inflamables (alcohol, gasolina, etc.). Si hay fumadores en casa, que no olvide apagar bien los cigarillos.

Accidentes con niños fuera de casa

Hay que aprovechar cualquier situación y momento para el niño comprenda la necesidad de tener cuidado al cruzar la calle. Los niños no son conscientes del peligro, simplemente, juegan. Es muy importante que los niños aprendan el concepto de seguridad vial infantil. Hay que enseñar al niño a cruzar los semáforos cuando éste esté verde, y a que mire a un lado y otro, y a cruzar siempre por los pasos de peatones, con tranquilidad. En cuanto a los padres, deben moderar la velocidad en carretera, ya que la primera causa de mortalidad infantil son las muertes en carretera. Hay que recordar que los niños siempre deben viajar en las sillas de seguridad adaptadas a su peso y estatura.