Obesidad en el embarazo

Riesgos del exceso de peso durante la gestación

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La mayor parte de las mujeres embarazadas que padecen sobrepeso consiguen tener un embarazo normal. Sin embargo, la obesidad en el embarazo trae consigo riesgos para la mamá como la preclampsia o diabetes gestacional y, por extensión para el feto: aborto espontáneo, espina bífida o bebés con sobrepeso. Seguir una dieta equilibrada y variada a lo largo de la gestación ayudará a evitar una ganancia excesiva de peso.

Riesgos de la obesidad en el embarazo

Obesidad en el embarazo

La embarazada que padece sobrepeso ha de conocer cuáles son las complicaciones que pueden producirse a lo largo de la gestación y valorar los riesgos que implican:

Preclampsia: es una enfermedad asociada a la hipertensión que provoca convulsiones, dolores musculares, hinchazón de manos y pies o dolores de cabeza. El tratamiento para estos casos es el reposo.

Diabetes gestacional: es una enfermedad que impide que el organismo de la mamá metabolice la glucosa. Supone un riesgo para el bebé ya que puede convertirse en un niño obeso y de adulto desarrollar la enfermedad de la diabetes.

Parto por cesárea: son mayores las complicaciones cuando existe obesidad en el embarazo y suelen derivar en un parto lento que termina en cesárea.

Partos prematuros: se puede producir el parto antes de la semana 37 del embarazo por lo que nacería un bebé prematuro. Aunque hoy en día incluso el 80% de los bebés nacidos en la semana 28 de embarazo sobreviven, son niños que presentan problemas de desarrollo tardío. 

Sobrepeso: un elevado porcentaje de bebés nacidos de madres que sufren obesidad en el embarazo presentan un sobrepeso elevado y tienden a padecer este exceso de peso en el futuro.

Tratamiento para la obesidad en el embarazo

El mejor tratamiento para la obesidad de la embarazada es adelgazar antes de la gestación, siempre con un control médico para llevar una dieta variada y equilibrada, ya que durante el embarazo está contraindicado realizar dietas de adelgazamiento. El cuerpo necesita los nutrientes esenciales para ayudar al desarrollo del bebé.

El ginecólogo realizará un control más intenso de tu embarazo en caso de padecer sobrepeso, y recomendará no engordar más de 6 a 9 kilos a lo largo de toda la gestación. 

Tu misma puedes reconducir tu dieta durante el embarazo para crear un hábito saludable de alimentación. Llevar una dieta sana y equilibrada eliminando la comida rápida, los fritos, la bollería industrial y los snacks ayudará a no ganar un peso excesivo durante los 9 meses de gestación.

Intenta no llevar una vida sedentaria y al menos camina media hora al día. Sería conveniente, si padeces obesidad en la gestación, que realizaras ejercicio físico moderado. La natación, yoga, Pilates o gimnasia para embarazadas son buenos recursos para mantenerse en forma.