Los bebés deben ingerir unas 1.000 calorías al día

¿Cómo debe ser el tamaño de las raciones de los niños?

La buena salud del bebé y de los niños está asociada popularmente a lo bien o mal que comen, y a su embergadura (peso y altura) respecto a otros niños de su edad. Sin embargo, lejos de comparar a los niños con sus semejantes, para saber si un niño está bien nutrido lo más recomendable es recurrir a las curvas de crecimiento por edades, donde el pediatra puede comparar su peso y talla reales en relación a su edad mediante los percentiles.

¿Qué cantidad de comida debe ingerir un bebé y un niño?

Los bebés deben ingerir 1.000 calorías al día

La obsesión de los padres por el hecho de que sus hijos coman, o coman lo suficiente, ha ido incrementandoel tamaño de las raciones de los platos de comida de los niños y, en ocasiones, muchos de ellos comen más de lo que deberían por su edad. Como orientación, se recomiendan unas 1.000 calorías diarias para los niños en su primer año de edad, incrementando 100 calorías más por cada año cumplido hasta la pubertad. 

Para un desarrollo óptimo de los niños, la buena alimentación se basa en tres pilares fundamentales: una cantidad adecuada de las raciones, estas raciones deben estar compuestas por alimentos de calidad en relación a la pirámide nutricional de los niños y siempre ha de estar acompañada de ejercicio físico, ya que la buena salud está basada en el equilibrio entre la ingesta de calorías y las que el organimo quema diariamente. 

En general, se puede afirmar que no existen alimentos buenos o malos. Los niños pueden tomar una amplia variedad de recetas, siempre que se respeten las cantidades y proporciones adecuadas a su edad. La alimentación de los niños debe establecerse confome a la pirámide nutricional para asegurarnos de que no existen demasiados alimentos llenos de calorías vacías procedentes de grasas nocivas y de azúcares, y desprovistas de nutrientes útiles para la salud.

¿En qué consiste una ración para los niños?

Pan, pasta, cereales. Una ración es una rebanada de pan, dos galletas, media taza de cereales, de pasta o de arroz cocidos. Se recomiendan 6-9 raciones al día.  Son hidratos de carbono complejos, ricos en vitaminas del grupo B y E, fibra, minerales y proteínas. Son azúcares de asimilación lenta, recomendables para el desayuno infantil.

Frutas y verduras. Es una manzana, una pera, un tomate, media taza de cerezas o fresones, media taza de verdura cocida, una taza de lechuga... Se recomiendan 5-8 raciones al día. Ricas en fibra, vitaminas A, E y C, minerales como el potasio y fibra soluble e insoluble. Indispensables en la alimentación infantil.

Lácteos. Una ración es un yogur o un vasito mediano de leche o 30 g de queso o 50 g de requesón. Se recomiendan 2-4 raciones al día. Aportan proteínas, vitaminas del grupo B, minerales como el calcio, el hierro, el fósforo, el magnesio y el cinc. Esenciales para el buen desarrollo óseo.

Carnes, pescados, huevos, legumbres, nueces. Es 100 g de pescado o carne, un huevo, medio tazón de legumbres cocidas, 30 g de nueces. Se recomiendan 2-3 raciones al día. Aportan proteínas (los ladrillos de que están hechos los tejidos de nuestro organismo), además de vitaminas del grupo B, minerales como el hierro, el fósforo, el magnesio, el cinc...

Bollería, nata, pastelería, mantequilla. Deben tomarse muy de vez en cuando y con moderación. Se recomiendan sólo pequeñas cantidades. Las grasas y azúcares tienen muchas calorías y pocos nutrientes. Hay que vigilar especialmente los productos de bollería industrial que estén elaborados con grasas saturadas. Lo mejor: leer siempre la lista de ingredientes, que debe especificar el tipo de grasa que lleva el producto. Algunas grasas vegetales, como el aceite de coco, son saturadas.