10 errores de los padres con los deberes de los niños

Fallos que cometen los padres con las tareas escolares de sus hijos

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

A partir de los 6 años, los niños comienzan a llegar a casa con pequeñas tareas para realizar fuera del horario escolar. A medida que van avanzando cursos, suelen incrementarse en volumen y volverse más complidadas, son los conocidos deberes escolares.

Los padres muchas veces se toman estos deberes como algo personal y los profesores se quejan de que son ellos quienes hacen las tareas y no los niños. En el intento de ayudar a estudiar a los niños y que lleven los deberes impecables interfieren en exceso. Además de éste, hay otros errores que se suelen cometer.

10 fallos a evitar con los deberes de los hijos

Errores al hacer los deberes con los hijos

1- Hacer nosotros los deberes: lo que a nosotros nos resulta obvio, a los niños les puede parecer muy difícil. Hemos de dejar que sean ellos quienes razonen y den una respuesta. Ante un bloqueo del niño, podemos orientar, pero no darles la respuesta hecha. Se acostumbrarán y querrán que siempre procedamos así.

2- Hacer los deberes en cualquier sitio. El niño debe tener un lugar tranquilo y cómodo donde poder trabajar. Si cada día cambiamos de lugar o entorno le costará más concentrarse.

3- Las distracciones. El niño ha de estar en un ambiente alejado de estímulos: un hermano que juega alrededor, la televisión puesta, hablar por teléfono junto a él... 

4- Regañarles constantemente si lo hacen mal. Debemos relajarnos y evitar poner al niño nervioso porque al final conseguiremos bloquearle. 

5- Dejar los deberes para última hora. Si el niño tiene una agenda muy extensa y llega a casa tarde, los deberes se resentirán. Por la noche no es el momento más adecuado para hacer deberes porque los niños están cansados y desconcentrados.

6- Protestar por los deberes. Si cada vez que traen deberes nuestros hijos escuchan de nuestros labios quejas por la cantidad que tienen, ellos mismos adquirirán también esa costumbre.

7- No tener un horario fijo para hacer los deberes. La rutina a la hora de realizar las tareas escolares es importante, así organizaremos también la tarde del niño y podremos fijar un tiempo de ocio después o antes de los deberes.

8- No dejar al niño descansar si tiene demasiados deberes. No pasa nada por darle un rato de descanso y que pueda despejar su mente para retomar los deberes en caso de que esté bloqueado o tenga demasiados.

9- No alabar al niño por el esfuerzo. El refuerzo positivo es muy importante y recordarle al niño si está trabajando que lo está haciendo muy bien le motivará para seguir adelante.

10- Intentar enseñarles más allá de las materias escolares. Si el niño todavía no ha aprendido a multiplicar en el colegio e intentamos iniciarle en casa, corremos el peligro de frustrarle y dificultar el aprendizaje.