Trucos para evitar las manchas del sol en el embarazo

Consejos para que no queden manchas del sol en la piel durante la gestación

Marta MarcielRedactora de GuiaInfantil.com

Las manchas del sol son perjudiciales para la dermis en cualquier situación, edad o persona, ya que la exposición directa durante demasiadas horas a la luz solar puede ser muy nociva.

Sin embargo, aunque todos nos debemos cuidar de que aparezcan estas manchas solares en la piel, las embarazadas deben tener aún más cuidado, ya sea por estética o belleza o únicamente por salud. 

Cómo evitar las manchas solares en el embarazo

Las manchas de sol en el embarazo

Lo más importante antes de tener que lamentar una mancha por la exagerada exposición al sol, es resguardarnos de la luz solar y no abusar de ella, sobre todo en horas de máxima incidencia d elos rayos solares (entre las 12 y las 16 horas). Aunque es lógico que la luz natural es beneficiosa para el cuerpo, también puede perjudicar a la dermis, que siempre está sensible pero que aumenta su delicadeza durante la gestación. 

Si el sol va a darnos en un momento dado durante un tiempo prolongado, lo más recomendable es que siempre llevemos aplicada una crema solar de alta protección, con el fin de que la radiación UVA no penetre en la piel y la dañe. 

Dado que muchas mujeres sufren igualmente la aparición de manchas en la piel por los propios cambios hormonales, tratar de prevenir que aparezcan más pueden llegar de la mano de los protectores solares adecuados y una correcta higiene.

Cómo evitar las manchas del sol en las embarazadas

Los consejos clave a la hora de prevenir las manchas de sol en la mujer embarazada están en la línea de la protección facial y corporal en la exposición solar. No se trata de ir tapadas de arriba abajo, sino en ponernos un sombrero para evitar que nos dé el sol directamente en la cara, por ejemplo, y no olvidar la sombrilla si vamos a la playa.

- Protege sobre todo el rostro, porque es donde más manchas solares aparecen.

- También debemos estar atentas al tipo de cremas que usamos. Mientras que las solares deben tener una alta protección, con las hidratantes tenemos que tener cuidado en que no sean agresivas para el momento tan delicado que vive la piel.

- Es necesario escoger aquellas que sean suaves y sin aceites. Evidentemente hay que evitar los tratamientos de bronceado, que no sólo serán nocivos de por sí en este momento, sino que además fomentarán que a nada que el sol se pose en nuestra piel, ésta se queme o se convierta en una gran mancha.

- Y evita las cremas muy perfumadas. El perfume puede reaccionar ante los rayos del sol y favorecer la aparición de manchas.