Fecundación in vitro. Preguntas más frecuentes

En qué casos se recomienda la fecundación in vitro

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

El deseo de ser madre se trunca en muchos casos ante la imposibilidad de lograr el embarazo soñado. Cada vez son más las mujeres que tienen problemas a la hora de buscar un hijo. El retraso de la edad en la que la madre se plantea su primer embarazo también tiene que ver en todo esto, pero existen muchos otros factores que hacen que los futuros padres tengan que acudir a un centro de reproducción asistida. Pero, ¿qué es exactamente la fecundación in vitro? Respondemos a tus preguntas.

Qué es la fecundación in vitro

Fecundación in vitro

También se le conoce como FIV (Fecundación In Vitro), y es una de las técnicas de reproducción asistida más demandadas ante la imposibilidad de lograr un embarazo. Consiste en extraer óvulos del cuerpo de la mujer y espermatozoides del hombre y lograr la fecundación fuera del cuerpo. Se hace en un laboratorio y se llama así porque al principio se utilizaban para ello recipientes de cristal. El primer niño 'in vitro' nació en 1978. 

¿En qué casos se recomienda la fecundación in vitro?

Existen diferentes métodos para ayudar a lograr el embarazo. De hecho, la fecundación in vitro suele ser la última opción. Se considera que existe esterilidad si a lo largo de un año la pareja no ha conseguido el embarazo. Lo primero se determinará cuál es la causa. Pueden ser múltiples: desde una mala calidad del semen del hombre hasta una alteración ovárica de la mujer.

En qué consiste la estimulación ovárica

Antes de extraer óvulos y espermatozoides, la mujer tendrá que someterse a una estimulación ovárica. Es un tratamiento de unas dos semanas y consiste en la administración de hormonas que favorecen a una mayor producción de ovocitos. Estas hormonas suelen inyectarse de forma cutánea. Cuando los ovocitos estén maduros, estarán listos para su extracción. A mayor número de ovocitos, más posibilidades de que tenga éxito la implantación.

Cómo se extraen los ovocitos en la fecundación in vitro

Una de las preguntas más frecuentes de las mujeres que piensan en someterse a una FIV es sobre el momento de la extracción. Tres días antes de la extracción se administra una hormona a la mujer (Gonadotropina coriónica humana) para estimular la ovulación. Los ovocitos se extraen mediante una aguja guiada por ultrasonidos. No se necesita anestesia ni hospitalización. La extracción dura menos de media hora.

Cómo se produce la fecundación in vitro

Ya en el laboratorio, los ovocitos se aíslan de otras células que los rodean y se incuban a una temperatura de 37ºC durante 2 o 3 horas. Posteriormente se procede a unir ovocitos y espermatozoides (que ya han sido previamente extraídos y preparados). Se puede hacer de dos formas: introducir en una placa de petri (de plástico) ovocitos y espermatozoides y esperar a que la fecundación se produzca sola o bien inyectar de forma externa el espermatozoide en el óvulo. Al cabo de 18 horas se sabrá cuántos ovocitos han sido fecundados.

La implantación del embrión en la fecundación in vitro

Los embriones tardarán entre dos y cinco días en estar listos para su implantación. Ésta se realiza mediante una cánula (un pequeño tubo de plástico). No es necesaria anestesia pero sí se suele administrar una inyección de progesterona y se recomienda un periodo de reposo en la clínica. No es doloroso, pero sí molesto. Puede producir calambres abdominales.

¿Qué porcentaje de éxito tendré con la fecundación in vitro?

La media está en torno al 33%, aunque el éxito de la fecundación in vitro depende en gran medida de la edad de la madre. Por ejemplo, a partir de los 40 años el éxito de fecundación in vitro cae hasta el 10%. Cómo la primera vez sólo se implantan los embriones de mayor calidad, se pueden congelar el resto y volver a realizar todo el proceso más adelante en el caso de no conseguir la fecundación en el primer intento.

¿Qué posibilidades de embarazo múltiple hay en la fecundación in vitro?

También depende de la edad de la madre y el número de embriones implantados, pero se calcula que en torno al 30% de los casos se produce un embarazo gemelar y en un 3% y 4% de las FIV puede darse un embarazo de trillizos.