Los cuentos incentivan la fantasía de los niños

Qué es la fantasía y cómo se desarrolla en los niños

Marisa Alonso SantamaríaPoetisa

La fantasía es la facultad de imaginar cosas que no existen en la realidad. Los adultos llevamos una vida estresada, inmersos en el trabajo y las ocupaciones  diarias nos olvidamos de soñar, y  son los niños los que nos recuerdan lo maravilloso que es este mundo.

Los cuentos desarrollan la imaginación de los niños

Niños juegan

Dejar volar la imaginación, dar rienda suelta a nuestra creatividad puede resultar muy divertido, ya que en este mundo todo está permitido y puede ser una válvula de escape de la realidad y una manera de realizar lo que soñamos. Pero además, facilita a los niños desarrollar la imaginación:

1. El cuento ideal. Los cuentos, las poesías, los relatos de aventuras dirigidos al mundo infantil, son recursos ideales  para enseñar valores, siempre  deben estar escritos en un lenguaje claro y sencillo, sin que esto signifique que sea trivial, y si además van acompañados de llamativas ilustraciones, seguro se convertirán en buenos compañeros de viaje para nuestros pequeños.

2. Transmisores de historias fantásticas. Si alguien nos dijera que ha visto una hormiga del tamaño de una vaca,  ha subido al cielo volando en un gato con alas, o ha visto un elefante conduciendo un camión, pensaríamos que está loco, pero si alguien nos lee un cuento o nos cuenta un relato en que las hormigas son gigantescas , los gatos vuelan y los animales conducen vehículos, no nos extrañará,  pues todos sabemos que en los cuentos existe la fantasía, lo tenemos asumido y ahí cabe todo, las cosas aparecen y desaparecen por arte de magia y a nuestra voluntad, porque la fantasía llega donde alcanza la imaginación de cada uno. 

3. Enseñan a soñar. Aunque los cuentos tengan parte de  realidad, tienen mucho más de creatividad, inventiva, ilusión, sueños,  y eso hace que sean muy atractivos tanto para los mayores como para los niños, pero son  los pequeños, indiscutiblemente, los que más saben de este mundo porque  desbordan imaginación y saben recrearse en ella.

4. Ayuda a exteriorizar las emociones. El niño vive emocionantes historias cada día, interpreta multitud de personajes; dragones, astronautas, reyes, princesas y superhéroes cobran vida con su fantasía y le ayudan a exteriorizar sus preocupaciones.

5. Desarrollan la empatía. Además, con su imaginación pueden vivir otras vidas reales, y aprenden a ponerse en el lugar del otro. En su deseo de ser adultos los niños fantasean con ser mayores, por eso juegan a ser dependientes de un supermercado, médicos, constructores, bomberos, peluqueros, imitando en el juego lo que de la vida de los adultos conocen, y eso, es muy positivo para que reconozcan y  aprendan el mundo que les rodea.

Nuestro cometido es enseñarles la diferencia entre la fantasía y la realidad, aunque un niño que vuela con su imaginación o hace humanos a los animales,  sabe que en la realidad no es así.

Para acabar hoy os dejo una de mis frases: “La fantasía no es cuento, pero el cuento es fantasía”.