Juegos para niños en el mar

A qué jugar con los niños en la playa

Buscamos los mejores juegos para que los niños se diviertan en vacaciones y nos hemos acercado hasta el mar. La playa es el lugar perfecto para los días de verano, para pasar las vacaciones en familia y para que los niños se sientan libres y en sintonía con el entorno.

Hay muchos juegos para niños en el mar o en la playa, pero conviene advertir que se trata de un lugar en el que los padres debemos estar especialmente pendientes para que los más pequeños estén seguros y no sufran ningún accidente. La mezcla de agua, arena y sol es de lo más divertida, pero tenemos que reducir los riesgos todo lo posible.

A qué jugar con los niños en la playa

niño en la playa

Que a los niños les encanta jugar en el agua es más que evidente. Si a la familia entera os encanta pasar las vacaciones en el mar, lo mejor será que los niños aprendan a nadar desde bien pequeños, aunque eso no exime a los padres de una continua vigilancia cuando estén en el agua.

También hay que tener en cuenta que para disfrutar de un día de playa sin riesgos y poder volver al día siguiente sin ninguna preocupación es fundamental la protección solar de los niños. Una vez estén todas las medidas preventivas aseguradas, lo mejor es buscar los mejores juegos para niños en el mar.

5 juegos para niños en el mar

El mar ofrece infinitas posibilidades de diversión para los niños, tanto en el agua como en la arena. Tenemos algunas ideas de juegos en el mar para los niños con los que pasarán inolvidables días de playa.

1. Castillos de arena. Hacer castillos de arena es el pasatiempo favorito de los niños cuando están en la playa. Es una actividad para cualquier edad porque no solo estamos hablando de castillos, sino de cualquier construcción que se les ocurra a nuestros niños artistas. 

2.  Palas. En algunas playas está muy de moda jugar a las palas. A los niños les viene muy bien este juego porque así se mantienen activos practicando ejercicio físico en un juego que se parece al tenis y con el que pueden quemar todas las calorías de la comidas veraniegas.

3. Buscar conchas. No todo tiene por qué ser gasto de energía para que los niños se diviertan en verano. Buscar conchas es una de las actividades favoritas para toda la familia con las que poder elaborar divertidos objetos decorativos para la casa.

4. Enterramientos. A los niños les encanta enterrar y ser enterrados en la arena, siempre con mucho cuidado de que la arena no les entre los ojos o en la boca. Y siempre con la supervisión de un adulto para evitar riesgos innecesarios.

5. Dibujar. Los niños se pueden tirar en la arena mientras otro niño dibuja su silueta. Luego se puede añadir al dibujo un sombrero, ropa variada y recrear todas las escenas que a los niños se les ocurra.