El hipotiroidismo en los bebés recién nacidos

Gracias a la prueba del talón pueden tratarse todos los bebés con hipotiroidismo

El hipotiroidismo origina un retraso mental irreversible, cuando faltan las hormonas tiroideas, que son necesarias para el desarrollo del sistema nervioso central. Tras el nacimiento, gracias a la instauración de la prueba del talón a todos los recién nacidos, es posible diagnosticar y tratar con la celeridad necesaria la mayoría de los casos de hipotiroideos congénitos, aunque no presenten síntomas.

La falta de dichas hormonas en los últimos meses de gestación y en los primeros días de vida puede dar lugar a un incorrecto desarrollo del cerebro del bebé. Por este motivo, todas las embarazadas deben realizarse controles periódicos para presentar unos valores de hormonas tiroideas normales, lo que conlleva tener unos niveles de yodo adecuados.

Nacer con hipotiroidismo

recién nacido con ojos azules

Las hormonas tiroideas no sólo son necesarias para el correcto desarrollo cerebral, también son imprescindibles para el funcionamiento de determinados órganos y sistemas (metabolismo, corazón, aparato digestivo, aparato reproductor), que se ven afectados cuando no se tiene unos niveles adecuados.

Actualmente, el hipotiroidismo es la disfunción tiroidea más frecuente y afecta al 1-3 por ciento de los recién nacidos. Y además, se calcula que un 5 por ciento de los niños presenta hipotiroidismo leve o subclínico.

La cobertura próxima al 100 por cien del Cribado Neonatal mediante la prueba del talón, es el principal avance en este campo, ya que hace posible que tras el nacimiento sean diagnosticados y tratados todos los niños con este tipo de hipotiroidismo y con la celeridad necesaria para evitar futuros problemas en el desarrollo neurológico.

El hipotiroidismo en los prematuros

La detección del hipotiroidismo congénito a través de la medida de TSH en la sangre capilar del recién nacido obtenida en la prueba del talón ha dado unos resultados espectaculares en la prevención de la aparición de la enfermedad

Concretamente, la detección del hipotiroidismo en los recién nacidos prematuros (gestación menor de 32 semanas) es muy importante y se deben ajustar los tiempos de extracción de muestras para que el valor de su resultado sea óptimo para el control y seguimiento de estos niños. Además, en los últimos años se ha avanzado en la mejora de la detección de algunos casos falsos negativos, como son los gemelos o mellizos, gracias a que se les repite la prueba del talón a los 15 días.

Hipotiroidismo transitorio o genético

Existen dos formas diferenciadas de hipotiroidismo:

1. Los congénitos. En ellos se pueden hacer dos distinciones. Unos tienen origen genético y necesitan tratamiento durante toda su vida, y otros, los transitorios, en los que el origen de la disfunción tiroidea puede deberse a la madre, bien por padecer ciertas patologías tiroideas, o bien por determinados tratamientos. Un exceso o defecto de yodo puede ser la causa. En estos casos, se puede suspender el tratamiento una vez recuperada la correcta función tiroidea. La población más afectada son los niños prematuros.

2. Los adquiridos. Su prevalencia aumenta con la edad. Los síntomas en este tipo dependen del grado de disfunción, aunque los principales son talla baja, obesidad, estreñimiento, piel seca y somnolencia. En este grupo, los hipotiroideos claramente patológicos suelen tener un origen autoinmune, no así los subclínicos que tienen origen genético en un 29 por ciento de los casos. 

Diagnóstico del hipotiroidismo en los bebés

El diagnóstico del hipotiroidismo en la infancia hace posible prevenir futuras alteraciones del tiroides en la edad adulta. De hecho, cada vez se están publicando más trabajos de patología tiroidea en la edad adulta cuyo origen está en la infancia.

El diagnóstico del hipotiroidismo congénito no es técnicamente complicado, ya que simplemente se determina el nivel de la TSH en muestra de sangre total (prueba del talón realizada en el Cribado Neonatal). Tampoco es complejo el estudio de disfunción tiroidea por el laboratorio de bioquímica. Lo que si presenta más complicaciones es conocer la causa (la etiología) que origina dicha disfunción. En este sentido, sería muy útil saber qué genes son los responsables de muchas de dichas patologías tiroideas, tanto para su diagnóstico como para el tratamiento.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com