10 errores de los padres en el desarrollo del habla de los hijos

Cómo ayudar al niño en el desarrollo del lenguaje

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

Los padres esperan ansiosos las primeras palabras del bebé, un acontecimiento que llena de ilusión y que es retransmitido a toda la familia con gran alegría. En los balbuceos del bebé, ya intentan muchos padre encontrar un sonido conocido en el que vislumbren una palabra.

Los bebés aprenderán a hablar durante los dos primeros años de vida. Es en este tiempo cuando los más pequeños podrán identificar objetos y nombrarlos. Comenzarán a ganar vocabulario consistente en palabras sueltas para, a partir de los 2 años, formar frases cortas, realizar preguntas e ir avanzando en el desarrollo del lenguaje.

Errores de los padres en el desarrollo del lenguaje de los niños

Desarrollo del habla en el bebé, lo que no hay que hacer

En el proceso del desarrollo del lenguaje, los padres tienen un papel activo e importantísimo, tanto es así, que los errores cometidos por los progenitores podrían causar algún retraso en la adquisición del habla o malos hábitos en los niños.

1- Si el niño pronuncia mal una palabra, no la repita. Corrija al niño para que vaya adquiriendo la correcta pronunciación de cada palabra.

2. No incorpore en su vocabulario las palabras mal dichas de sus hijos. A muchos padres les produce ternura y diversión la manera en que pronuncian sus hijos algunas palabras y las repiten incorporándolas al vocabulario. Por ejemplo: "fificil" en lugar de "difícil"

3- Intente no abusar de los diminutivos. Aunque los niños sean pequeños no tiene por qué terminar todo en "ito" o "ita": el platito, la chucharita, el osito, un paseíto, la ropita...

4. Hable al niño construyendo las frases tal y como hace cuando habla con adultos. No hace falta hablar evitando los artículos o preposiciones. Es mejor decir al niño: "vamos a salir a dar un paseo" que "¿quiere nene paseo?"

5. Cuando hable con sus hijos, intente tener una charla frontal, es decir, que el niño pueda ver su cara, para que vaya aprendiendo de los movimientos de su boca.

6. No utilice palabras que sustituyan a las correctas. Muchos padres inventan palabras que suenan más infantiles para denominar ciertos objetos. De tal manera que el chupete es el chupo o tete, o el biberón es el bibi. Si quiere que sus hijos adquieran un correcto uso del lenguaje, es básico que eduque con el ejemplo.

7. Deje terminar al niño cuando esté explicando algo. Muchas veces los niños tartamudean y tardan en encontrar las palabras adecuadas para expresar algo. Los adultos, siempre con prisa, corremos a terminar sus palabras o a interrumpirles. Hay que dejar que el niño hable y no condicionarle.

8. Estimule al niño para que utilice palabras y no gestos para explicar lo que quieren. El lenguaje de signos es muy utilizado por los más pequeños para conseguir sus objetivos: señalan objetos para que un adulto se lo acerque o se tocan la boca para pedir agua. Aunque entienda lo que quiere el niño, intente que se explique con palabras.

9. Evite el uso del chupete en los niños. Cuando han comenzado a hablar y ya dicen sus primeras palabras, el chupete es sólo un estorbo que les impide explicarse correctamente y, por extensión, ser entendidos.

10. Hay niños que comienzan a hablar muy pronto, otros más tarde. Cada niño tiene un proceso diferente, pero, si a partir de los dos años el niño no es capaz de comunicarse o hacerse entender con palabras sueltas o frases de dos o tres palabras, consulte a un logopeda sobre un posible retraso en el habla.