La mamá de...: nuestra nueva identidad

El pasado viernes, cuando dejé a mis niños en el cole, estuve pensando que las mamás y los papás cada vez nos parecemos más a los superhéroes: nuestra misión es proteger a la familia, resolver problemas..., ¡incluso, volar por las mañanas! En la etapa escolar de nuestros hijos, disponemos además de una doble identidad como Spiderman o Superman. Ahora no sólo somos D. Fulanito de tal, ahora somos también: los papás de...

Mamás sin identidad

Madre e hija jugando a volar

En el primer contacto que tenemos con otros padres o profesores, no nos presentamos, al igual que podemos hacer en un ambiente laboral o familiar. Nos presentamos como: "Hola, soy la mamá de..." Con algunos padres estableceremos una relación más estrecha y compartiremos nuestro nombre de pila, y con otros seguiremos charlandodía tras día, sin saber el nombre del papá o la mamá con la que hablamos.

Los hijos aportan algo imborrable a nuestra identidad. Si nos preguntaran algo como: ¿qué son tus hijos para ti? Supongo que diríamos: "son todo para mí", "son mi vida". Aunque hay muchas más cosas también importantes en nuestra vida, es verdad que nos transforman sustancialmente, ya no podemos volver a ser sólo lo que éramos antes de tenerlos. Forman parte importantísima de nuestra nueva identidad. Yo ya no me imagino mi vida sin ellos, ya nunca volveré a ser sólo hija de..., esposa de..., amiga de..., redactora de... Mi nueva identidad y título honorífico es: MADRE DE... En el colegio de mis hijos ostento esta identidad, ellos son los que ponen sus nombres, yo soy la mamá de Gabriel, o de Ana..., mi propio nombre forma parte de mi "identidad secreta" que no revelo a todo el mundo. La verdad es que me encanta; parte de la recompensa de tener hijos es vivir este mundo en el que lo que somos está íntimamente relacionado con ellos, y es más importante que cualquier otra faceta de nuestra existencia.

Patro Gabaldón. Redactora de GuiaInfantil.com