Cómo enseñar a los niños a ser inclusivos. La inclusión empieza en casa

Le educación en valores pasa por enseñar a los niños a respetar las diferencias de otros

Beatriz Martínez

La inclusión consiste en tratar a los demás de la misma forma en la que nos gustaría que nos tratasen a nosotros y en saber ver que, aunque parezcamos distintos, todos somos iguales. Es algo que se debe trabajar en la escuela y también en casa. A menudo me pregunto cómo se puede enseñar a los niños a ser inclusivos, porque estoy convencida de que la inclusión -aunque también se deba trabajar en el colegio- empieza en casa. Y tras reflexionar sobre la educación en valores que doy a mis hijos, estas son las conclusiones a las que he llegado y cómo las he puesto en marcha.

La importancia de hablar de inclusión en casa

Es importante enseñar a los niños a ser inclusivos

Seguro que lo que voy a contarte aquí ya te lo sabes de sobra. La inclusión, nombre que viene a sustituir al concepto de integración, es un término teórico que hace referencia a cómo la escuela debe responder a la diversidad. Y es ahí que nosotras decimos que la escuela tiene mucho que decir y hacer al respecto pero en casa, nosotros como padres y madres, también tenemos que trabajar en ello.

Según la definición que da la UNESCO: 'La inclusión es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad'. Vemos, pues, que las diferencias entre unos y otros no tienen por qué ser algo negativo, al contrario; si se le da el enfoque adecuado, pueden ser algo positivo y muy enriquecedor para todos. Claro está que para que así sea todos, padres, maestros y niños debemos trabajar en equipo para lograr dicho objetivo.

La teoría está clara, ahora queda ponerla en práctica. La inclusión empieza en casa y así se lo hago ver a mis hijos.

Consejos para enseñar a los niños a ser inclusivos con otros

Por qué la inclusión empieza en casa, con los padres

En la clase de mi hijo a un niño que ha sido diagnosticado de Trastorno del Espectro Autista. Pasa unas horas del día en clase con el resto de sus compañeros y otra horas va a un aula especial. Los maestros decían que había que hacer algo para que los alumnos vieran esto como algo normal así que tuvieron la mejor de las ideas, decirle a los niños que eligieran el nombre para el aula TEA. Sin duda un pequeño detalle que les ayudó a ver la importancia de la inclusión sin ni siquiera llegar a decir la palabra 'inclusión'.

[Leer +: Una obra de teatro para hablar con los niños sobre autismo]

Cuando mi hijo me contó esto, empecé a pensar en cómo podíamos desde casa enseñarle a ser inclusivo. Quizás sea muy pequeño para contarle que la inclusión es esto y aquello, pero sí que está más que capacitado para saber que todos los niños son iguales.

1. Trata a los demás como quieres que te traten a ti
Esa fue mi primera lección y, por lo tanto, el primer consejo que comparto contigo. Los niños son diferentes y a la vez iguales. Hay quien puede leer a la perfección y hay a quien le costará siempre hacerlo bien. Hay niños que tienen dificultades para andar o para hablar correctamente. Los hay que se relacionan con los demás de una forma 'rara' y, sin embargo, todos ellos quieren jugar, reír, ser felices y sentirse queridos. 'Trata a los demás como quieres que te traten a ti', fue lo que le dije a mi hijo, así sabría que, por muy diferentes que parezcamos ser unos de otros, el respeto y el cariño deben estar por encima de todo.

2. Colaboración, participación y cooperación
Colaboración con los demás para que todos se sientan que forman parte del grupo, participación en las actividades dentro y fuera de la escuela y cooperación para que esos niños 'especiales' disfruten como lo hacen los demás. Si piensas que tu hijo aún no está preparado para entender bien estos conceptos haz como yo, leed juntos un cuento sobre la inclusión.

3. Enseña a tus hijos a ser inclusivos mediante el ejemplo
Los niños, desde que nacen, aprenden casi todas las cosas por imitación de padres y hermanos. Así que, ¿qué mejor que enseñarles a ser inclusivos que predicando con el ejemplo? Nuestros hijos aceptarán la diversidad, entenderán a los demás y les harán sentir que 'son parte de' si nosotros también lo hacemos.

4. La individualidad es algo positivo
Otra forma idónea de enseñar a los hijos a ser inclusivos es hacer que vean cuáles son las características personales que nos hacen únicos, ya se trate de creencias, aspectos de la personalidad o limitaciones físicas. Ahora ya solo queda saber que las características individuales de los más son igual de valiosas y respetables que las nuestras.

5. No te dejes guiar por lo que hacen los demás
Dile a tu hijo que no se debe dejar guiar por lo que hacen los demás si ve que son cosas que no están bien. O lo que es lo mismo, respeto, respeto y más respeto. Hay una frase que le digo a veces a mi hijo, y que también le diré a mi hija cuando vaya al colegio, que es que si alguien se mete o discrimina a otro niño él no haga mismo.

En ocasiones, los niños quieren seguir el juego a los demás por el mero hecho de sentirse parte del grupo, así que si varios niños discriminan o hacen burla a otro, el resto se puede unir a esas burlas sin ni siquiera pensar en que hacen daño a quien las recibe. La inclusión empieza en casa y no puede aprenderse como es debido si dejamos de lado conceptos tan básicos como la educación en valores.

¿Y tú? ¿Cómo enseñas a tus hijos a ser inclusivos con todos los niños?