Qué es la escuela inclusiva para los niños

Adaptar el aprendizaje a las capacidades de cada niño

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Como ya sabemos no hay niños que sean iguales y que desarrollen al mismo ritmo. Así, cuando hablamos de educación en la escuela podemos encontrar que no existe un único tipo de alumno, sino que cada uno tiene sus propias necesidades. Sobre esto trata la escuela inclusiva, se trata de prestar la atención educativa necesaria para que cada alumno alcance su potencial. Conoce en qué consiste la escuela inclusiva para los niños.

Distintas necesidades educativas para los niños

Escuela inclusiva

Cada alumno puede tener unas necesidades determinadas. Estas se pueden ser:

Todos ellos requieren una atención educativa diferente a la ordinaria para que puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales además de los objetivos generales establecidos para todo el alumnado.

Para conseguirlo, aparece la llamada educación inclusiva cuyo propósito será prestar una atención educativa que favorezca ese máximo desarrollo posible de todos los alumnos y la cohesión de todos los miembros de la comunidad.

Esta comunidad educativa estará formada por todas las personas relacionadas con el centro, es decir: los propios alumnos, los profesores, las familias, los psicólogos, los pedagogos, la administración... Siendo la encargada de ir conociendo la manera en la que les resulta a los pequeños más fácil aprender y mantenerles motivados.

Así, entre todos conseguirán educar a los alumnos de una forma mucho más eficaz y satisfactoria garantizando una educación de calidad y la igualdad de oportunidades a todos los niños en el proceso de aprendizaje.

Qué características tiene la escuela inclusiva

El objetivo más importante de la escuela inclusiva es la de que todos los niños de una determinada comunidad desarrollen su etapa escolar en un mismo centro y aula ordinaria, sin que sean separados en función de sus condiciones personales, sociales o culturales.

Se busca una integración total de todos los alumnos, incluso de aquellos que presentan alguna discapacidad o trastorno de aprendizaje. Para poder conseguir que esto ocurra de manera natural, sin conflictos y de forma exitosa será necesario que se den las siguientes características:

  • La escuela inclusiva se rige por el “nosotros”. Se da gran importancia a la participación de todos los miembros de la comunidad en las actividades de la escuela.
  • El currículo, la manera de evaluar, la forma de promocionar y la organización tendrán un carácter flexible teniendo en cuenta las necesidades de cada alumno.
  • La metodología que se utilice estará centrada en las características del alumnado y no en los contenidos. Así se facilita la diversificación de la enseñanza y la personalización de la experiencia del alumno en el aprendizaje común.
  • Se debe dar una atención a la diversidad de capacidades, ritmos y necesidades de aprendizaje de los alumnos.
  • Se sigue el criterio de normalización donde a todos los pequeños se les ofrece un único modelo y contexto. 
  • Debe de haber igualdad de oportunidades para todos sea cual sea su condición. 

Cómo favorecer la puesta en marcha de la escuela inclusiva

La educación inclusiva debe cubrir las necesidades y las expectativas de los alumnos con necesidades y de los que no las tienen. Si se excede en el enfoque hacia las minorías se puede llegar a la paradoja de que buscando inclusión inconscientemente se encuentre lo contrario.

Por lo tanto, para conseguir una escuela que sea inclusiva, para todos será importante seguir ciertas pautas:

  • Que haya diálogo y consenso de todos los miembros de la comunidad educativa.
  • El centro sea abierto a su entorno realizando acciones junto con las instituciones, empresas, asociaciones culturales, etc.
  • Fomentar la participación de la familia en el entorno educativo.
  • Crear un clima de bienestar entre los alumnos, profesores y padres.
  • Prevenir la exclusión de alumnos con necesidades y favoreciendo su adaptación