Nunca necesitarás tanto tener una buena amiga como cuando seas madre

Desahogarse y contar las penas es esencial durante el embarazo y la maternidad

María Machado

Todos tenemos derecho a quejarnos… Y cada cual se queja de lo que quiere (y de lo que puede). Y más durante la maternidad. Y es que ser madre tiene sus cosas buenas: disfrutar de la compañía de tus hijos, reírte con lo que te cuentan, convertirte en la guía de una nueva personita… Pero también tiene algunas cosas malas. Y es que estás más cansada, pasas por momentos muy complicados, te expones a situaciones límite... Por eso, nunca necesitarás tanto tener una buena amiga que cuando seas madre. Desahogarte se convertirá en una necesidad vital para ti.

Por qué necesitas una buena amiga durante la maternidad

Tener una buena amiga cuando eres madre es vital

En el colegio, los amigos representan a esas personas con las que compartes juegos; durante la adolescencia, los que te acompañan en el descubrimiento del ‘mundo de los adultos’; en la juventud, tus compinches de juergas y aliados de risas. ¿Y cuando eres madre?

En la maternidad, tener una buena amiga es sinónimo de poder desahogarte. De poder sacar ese pequeño monstruo que va creciendo día a día dentro de ti, a menudo por el estrés y la nueva situación a la que te enfrentas. De contar lo terrible que es a veces tu vida, de soltarlo todo… Y luego quedarte como nueva. Y es que no hay nada más terapéutico que una charla entre amigas con una taza de café delante. ¡Se podría arreglar el mundo!

Cada una, en cada momento, tiene un drama diferente: que la casa está demasiado desordenada, que tu pareja no te entiende, que los niños no paran de llorar, que en el trabajo no te ayudan a conciliar… Hablar de todo esto en voz alta te ayuda a poner en orden tu cabeza, a desahogarte, a darte cuenta de que ese drama es pasajero, de que puedes luchar con todo y contra todo, de que tienes superpoderes.

Esta liberación que se siente cuando hablas sobre aquello que te tiene desquiciada tiene una razón científica. Según un estudio que se llevó a cabo hace algunos años en Université Catholique de Louvain, al expresar en voz alta aquello que nos causa estrés se reducen los niveles de cortisol, una hormona relacionada con el estrés. ¡Menuda descarga se siente!

Las ventajas de tener amigas cuando eres madre

Pero, además de desahogarte, tener una buena amiga durante el embarazo y una vez que nacen tus pequeños tiene otras ventajas.

1 Te da consejos
¿Cómo tener más paciencia con los niños? ¿Cómo conseguir que coman de todo? Según su experiencia, tu amiga te puede dar algunos consejos que a ella le han funcionado con sus hijos. Y es que, al final, los trucos de madre son muchas veces los más útiles. Al menos, están comprobados.

2 Te sientes escuchada
A veces las mamás se sienten un poco solas e incomprendidas. Pero, aunque no te pueda dar ningún consejo, cuando tu amiga te escucha te sientes más acompañada. ¡No estás sola!

3 Te das cuenta de que lo que te pasa no es tan raro
Con las historias que te cuenta tu amiga sobre su maternidad y su familia te das cuenta de que lo que te pasa a ti no es tan grave y, lo que es más importante, no eres la única persona del mundo que lo sufre. Pero, recuerda, ¡las comparaciones siempre son odiosas!

4 Tienes una excusa para salir de casa
Buscar planes fuera de casa es importante para la salud mental de la madre. De hecho, hay expertos que recomiendan a todas las madres irse de vacaciones sin niños al menos una vez al año. ¿Por qué no quedar con tu amiga?

5 Cuidas tu vida personal además de la familiar
Las mamis a veces se vuelcan tanto en su familia que se olvidan de cuidarse a ellas mismas. Tener una amiga te ayudará a conservar una parte de la vida que tenías antes de convertirte en madre: tu propia vida.

6 Practicas la empatía
En este mundo de prisas y estrés en el que vivimos en el día a día, a veces no encontramos ni un momento para ponernos en la piel de la gente que nos rodea. Sin embargo, estas amistades requieren todo un ejercicio de empatía, un valor que debemos conservar y, por supuesto, promover entre nuestros hijos.

7 Es bueno para la salud de tu bebé durante el embarazo
Y por último, pero no menos importante, tener amigas es bueno para la madre embarazada, pero también para el bebé. Y es que, cuando una madre se desahoga, reduce su estrés, lo que se traduce en grandes beneficios para la salud del pequeño. Cuando la embaraza está estresada, se reduce el flujo sanguíneo que llega al bebé, lo que puede acabar afectando al bebé. 

Ya sabes, búscate una amiga para toda la vida

La importancia de la amistad durante la maternidad

¿Tienes ya una de estas amigas para desahogarse? A menudo, las se convierten en las receptoras de tus penas, no son las personas que siempre te habías imaginado que serían. Esas buenas amigas, a menudo son conocidas que se convierten en tus amigas de repente, las madres de los amigos de tus hijos, una prima lejana que está viviendo el proceso de convertirse en madre a la vez que tú.

Y es que, aunque no es un requisito completamente imprescindible, a menudo buscamos a otras mujeres que se queden embarazadas al tiempo que nosotras o que tienen hijos en las mismas edades. Al final, lo que estamos buscando es que nos comprendan, que tengan un poco de empatía con nosotras. Y, ¿quién nos va a entender mejor que nadie? Aquella mami que se encuentre en la situación más similar a la nuestra.

Y estas conocidas que se convierten en nuestras mejores amigas pasan a tener un papel muy importante en nuestras vidas. Tanto es así, que es común que la relación que se establece dure ya para toda la vida.

Por cierto, seguramente tú también seas esa amiga con la que otras mamis se desahogan. Y, para cumplir bien tu papel tienes que desarrollar una nueva habilidad (si es que aún no la has practicado lo suficiente): el saber escuchar. Eso es todo lo que la mamá que tienes delante necesita de ti.

¡Comparte este post con tus amigas para que sepan lo mucho que te ayudan!

Puedes leer más artículos similares a Nunca necesitarás tanto tener una buena amiga como cuando seas madre, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.