Quedarse embarazada es contagioso entre amigas

Por qué las amigas o compañeras buscan el embarazo al mismo tiempo según dice los estudios

María Machado

Seguro que a ti también te ha ocurrido: te quedas embarazada (o alguien muy cercano de tu familia) y, de repente, todo el mundo a tu alrededor parece haber decidido tener un hijo.

Es posible que ahora, que emprendes la aventura de la gestación, te fijes más en las barrigas de las mujeres que pasan por tu lado en la calle, pero lo cierto es que parece que quedarse embarazada es 'contagioso', ¿verdad?

Cuando hay un embarazo en un grupo de amigas

Te contamos por qué el embarazo parece contagioso

Sabemos que el embarazo no es una enfermedad y, por tanto, no se transmite por el aire, ni al beber del mismo vaso, ni al sentarse en los inodoros de los baños públicos. Sin embargo, es muy habitual que cuando una mujer se quede embarazada, el resto de integrantes de su grupo de amigas no tarde mucho en hacerlo.

Es verdad que hay muchos factores que participan en esta circunstancia: tus amistades suelen tener más o menos tu misma edad y, por tanto, el llamado reloj biológico empieza a sonar a la vez; al ver un bebé quieres tener el tuyo propio, es complicado resistirse a tantas fotos tiernas de bebés que comparten tus amigas en las redes... Una vez más, nos damos cuenta de que los amigos toman parte en las decisiones más importantes de nuestra vida.

Existen distintos estudios que han analizado este fenómeno que no deja de asombrarnos. Una investigación publicada en la revista de la American Sociological Association concluyó que las amistades, más concretamente las amigas del instituto, nos influyen mucho a la hora de decidir cuándo tener un hijo.

Según explican sus autores, poco tiempo después de que una de ellas se haya quedado embarazada, las probabilidades de que el resto de su círculo conciba se incrementan considerablemente llegando a su punto más alto dos años después. A partir de ese momento, la influencia del embarazo de una amiga deja de tener 'efecto'... hasta que la siguiente se quede embarazada.

Entre las razones de este comportamiento está nuestra necesidad de compararnos siempre con los que nos rodean y de ser parte de un grupo, la presión de que todo el mundo tenga hijos menos tú y el deseo de compartir un momento tan bonito con tus mejores amigas.

Sin embargo, otros estudios han demostrado que este 'contagio' va más a allá de las amigas, ya que también se produce entre compañeras de trabajo. Una investigación llevada a cabo en la universidad alemana de Bamberg observó que un año después de que una de las empleadas se quedara embarazada, el número de barrigas en la oficina aumentaba notablemente.

Estos datos demuestran que este tipo de decisiones no se toman solamente teniendo en cuenta las circunstancias personales, sino que nos dejamos influir por el entorno social que nos rodea. Y es que tenemos más ganas de ser madres cuando las mujeres de nuestro alrededor se quedan embarazadas.

Consejos a tener en cuenta al escoger el mejor momento para quedarse embarazada

Tener un bebé es un decisión muy importante que debe ser meditada, por mucho que nos sintamos tentadas a seguir el ejemplo de nuestros amigas embarazadas. Sería muy egoísta decidir tener un hijo porque tu amiga lo ha hecho sin antes asegurarte de que estáis preparados para ello. Y es que en esta vida hay un momento ideal para casi todo. Antes de quedarte embarazada, estas son algunas de las preguntas que te tienes que plantear.

1. ¿Realmente quiero ser madre? ¿Y mi pareja? ¿Estamos preparados para tener un bebé?

2. ¿Tenemos la capacidad económica para afrontar la llegada a casa de un bebé?

3. ¿Mi cuerpo puede afrontar un embarazo? ¿Estoy dispuesta a dejar de fumar, beber alcohol, etc.?

4. ¿La casa está preparada para un niño? ¿Será necesario hacer cambios? ¿Puedo asumir estos cambios?

5. ¿Soy consciente de cómo va a cambiar mi vida? ¿Estoy preparada para asumir esta responsabilidad?

6. ¿Estoy dispuesta a darlo todo por el bebé que va a llegar a mi vida?