10 trucos para quitar el hipo a los niños

Estefanía EstebanRedactora de GuiaInfantil.com

No hay nada que nos haga sentir más incómodos que el hipo. Y más cuando llega en el momento más inoportuno. El hipo afecta a todos, también a bebés y niños. Y es tan molesto, que llega a ser desesperante. Pero hay formas de cortarlo. Te decimos cómo. 

Trucos para quitar el hipo en los niños

Niño bebe de vaso

El hipo es un movimiento compulsivo del diafragma a intervalos regulares. Obliga a los pulmones a expulsar aire de forma brusca. Y va acompañado por un sonido muy característico que todos conocemos... 'hip'. Pero, ¿cómo deshacerse de él? Atento a estos pequeños trucos. Alguno quizás te funcione:

1. Beber por el lado opuesto del vaso. Al beber por el lado contrario del vaso, agachas el cuerpo lo suficiente como para abrir la epiglotis, un músculo que se cierra cuando se produce el hipo.

2. Respirar en una bolsa de papel. Tienes que hacerlo de forma repetida durante un buen rato. Es un ejercicio de respiración que repercute directamente sobre el difragma.

3. Que te den un buen susto. El susto, siempre y cuando sea sin previo aviso, puede hacer que el diafragma vuelva a su posición correcta y deje de subir y bajar sin control. Esto es porque al haber algo que te pone en alerta, el diafragma se relaja.

4. Beber agua fría sin respirar durante un rato. Para que este truco funcione, tienes que beber un vaso de agua en apnea, aguantando la respiración. 

5. Poner azúcar bajo la lengua.

6. Aguantar la respiración. Hay que inspirar con normalidad, aguantar durante un rato la respiración y expirar lentamente. Repetir durante varias veces. Con este ejercicio, consigues regular la respiración.

7. Una cucharada de limón. Tomar una cucharada de limón o de vinagre parece calmar el hipo, ya que actúa sobre la irritación del diafragma.

8. Tumbarte en el suelo con las rodillas hacia el pecho. Este ejercicio sirve para incidir directamente sobre el diafragma. Tumbado en el suelo, lleva las rodillas hacia el pecho y mantén esta postura por dos minutos.

9. La distracción. Consiste en desviar tu atención a otra cosa. También te pueden hacerte muchas preguntas para dejar de pensar en que tienes hipo, o repetir frases como esta:  'Hipo tengo, hipo tendré. Se lo paso a mi padre y si no lo quiere, que me lo devuelva otra vez'.

10. Beber taponando las orejas. Consiste en beber un vaso de agua de forma continua con las orejas taponadas. Eso sí, no hay que beber deprisa, sino poco a poco. Con esto, aumenta la presión intratorácica. Dicen que es milagroso.